Duro debate en el pleno del Congreso a cuenta de la crisis griega. Mariano Rajoy aprovechó la sesión para anunciar la decisión de su Gobierno de elevar a la aprobación de la Cámara el rescate aprobado por la UE. Aunque España no es uno de los seis países cuya legislación obliga a tal medida, los populares han decidido hacerlo así con la intención de que todo el arco parlamentario -en especial, los grupos de la izquierda- se retraten. El anuncio de Rajoy motivó el enfado de la oposición en pleno, que acusó al Gobierno de utilizar la crisis griega con fines electoralistas, al tiempo que echó en cara al jefe del Ejecutivo el escaso peso de España en la UE.

De acuerdo con sus leyes respectivas, sólo seis países de la UE están obligados a votar en sus respectivos parlamentos el nuevo acuerdo con Grecia -Alemania, Finlandia, Austria, Holanda, Estonia y Eslovaquia-, pero Rajoy pretende que también haya una posición al respecto por parte del Congreso. Según su argumento, son muchos los recursos que se reclaman a los contribuyentes españoles para acometer el rescate griego. El debate sobre la crisis griega tendrá lugar en la primera quincena del próximo mes de agosto, según anunció el ministro de Economía, Luis de Guindos, en el los pasillos de la Cámara.

Durante el debate en el pleno, el presidente del Gobierno volvió a recordar el deterioro de la situación económica en Grecia desde la victoria de Syriza, mientras criticó la decisión de Tsipras de convocar un referéndum sin que, a su juicio, siga sin estar muy clara cuál era la cuestión que se planteaba a los ciudadanos helenos.

Tras describir el desarrollo de las negociaciones con Grecia en los últimos meses, el jefe del Ejecutivo destacó que el acuerdo sólido y duradero previsto por la UE descarta por completo quitas nominales en la deuda, al tiempo que advirtió de que queda poco tiempo para que se concrete.

La réplica del líder de la oposición, Pedro Sánchez, fue dura y contundente. Además de reprochar la vergonzosa utilización y la falta de escrúpulo del PP ante el drama griego, el secretario general del PSOE afeó a Rajoy su escasa altura política en un momento histórico de la construcción europea, además de echarle en cara que no se haya preocupado de pactar una posición común con resto de partidos del arco parlamentario.

Pedro Sánchez compara, con “tristeza y bochorno”, el papel de Hollande y Renzi con la actitud de Rajoy respecto a Grecia

“Como español, siento tristeza y bochorno cuando comparo el papel activo y constructivo que han tenido líderes europeos como Hollande y Renzi frente a la actitud del presidente del Gobierno de España. La cuarta economía del euro, como es la española, se ha puesto de perfil y ha quedado instalada a rebufo de los socios de la derecha europea, ante la mayor crisis producida en Grecia y en Europa y con un fuerte impacto en España”, recriminó a Rajoy.

Además, el líder de la oposición reprochó al jefe del Gobierno que haya mentido a los españoles al negar el rescate de la economía nacional como sí ha hecho el primer ministro griego, al aceptar un acuerdo sobre el rescate negado por el pueblo heleno. Según el secretario general del PSOE, en la crisis griega, el jefe del Ejecutivo ha dado ejemplo de partidismo, no de patriotismo.

En su turno de réplica, Rajoy exhibió toda su batería dialéctica contra el líder socialista, al que trató –como suele ser habitual desde los comicios del 24 de mayo- con cierto desprecio. El presidente del Gobierno dijo que hacía un considerable esfuerzo intelectual para contestar a Sánchez debido, según él, a la escasez y poca consistencia de sus argumentos.

Ya metido en faena, el jefe del Ejecutivo rechazó que España haya perdido peso en la UE, tras la derrota del ministro de Economía en su pretensión de liderar el Eurogrupo. Para dar más fuerza a sus argumentos, Rajoy dijo que el 25 por ciento de los directores generales del Consejo Europeo son españoles.

Por su parte, el candidato de IU a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, arremetió contra el presidente del Gobierno y contra el Eurogrupo por actuar como ladrones del guante blanco y humillar a Grecia con un acuerdo de rescate, como castigo al referéndum, peor que los anteriores.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, preguntó a Rajoy por los motivos para someter el rescate del país heleno a la votación del Congreso, más allá de los fines electoralistas con los que –en su opinión- el PP pretende sacar partido a la situación.