La Asociación Española de Bioempresas presentó ayer el Informe Anual ASEBIO 2014 que recoge los últimos datos del sector biotecnológico español. El número de empresas biotech, y de empleos en el sector ha disminuido, al igual que la inversión en I+D.

El último informe ASEBIO destaca el crecimiento de la facturación de las empresas dedicadas a la biotecnología, que en 2013 significó el 9,07% del PIB español. Sin embargo en 2013 eran 172.939 los trabajadores del sector, lo que se traduce en una disminución del empleo del 14,8%.

Frente a esta cifra, nos encontramos con el aumento del número de negocios del sector, que alcanzó los 95.152 millones de euros en 2013, el 18,48% más respecto al año anterior. Pero cabe destacar que han descendido un 7,77% las empresas relacionadas con la biotecnología, llegando a ser 2.831 en 2013.

La inversión en I+D sigue disminuyendo y en 2013 fue de 514 millones (un 1,68% menos que en el año anterior)

Preocupan además los datos en inversión en I+D en biotecnología, ya que año tras año sigue sufriendo una disminución. Así, en 2013 la inversión ha sido de 514 millones de euros, un 1,68% menos que el año anterior. Esta tendencia, según apunta el informe podría venir propiciada por la situación económica y la escasez de financiación.

A estos datos se ha referido la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, quien ha indicado que “España ha atravesado una época muy complicada y la ciencia no ha sido una excepción, por lo que los presupuestos destinados a I+D+i bajaron desde 2009 a 2013. Estoy segura que la situación será muy distinta cuando analicemos los números de 2014, primer año en el que los presupuestos reflejaron un incremento. Al margen de las dificultades, el informe de este año tiene datos positivos, como el de las patentes, y refleja que la biotecnología sigue ganando peso en España, y eso es algo muy importante”.

En 2014 se publicaron 976 patentes en el sector biotecnológico, lo que traducimos como un incremento del 8%. El sector empresarial, con un 30% de las patentes, fue el principal agente que patenta en España, seguido de cotitularidades (26%) y de la universidad (21%).

Si prestamos atención a las comunidades autónomas en las que existe una mayor concentración de empresas usuarias de biotecnología, el informe ASEBIO señala a Cataluña (14,89%), seguida de la Comunidad de Madrid (12,13% y el País Vasco (11,88%). Por distribución sectorial, destaca el predominio de las empresas de alimentación (66,7%) y salud humana (22,6%) en las empresas usuarias de la biotecnología, mientras que en el caso de las empresas estrictamente biotecnológicas, se invierte el orden, dando prioridad a la salud.

En 2014 se contabilizaron 141 nuevos productos lanzados, lo que significa un incremento del 12% respecto al año anterior. De estos lanzamientos, el 68,8% estaban dirigidos al ámbito de la biotecnología roja o biosanitaria, el 14,9% al de la biotecnología verde o agroalimentaria y el 13,5% al de la biotecnología blanca o industrial. Además, se crearon 58 nuevas empresas biotecnológicas, siendo Andalucía la comunidad con mayor número de empresas creadas, con 15, seguida de País Vasco y Cataluña con 11 organizaciones cada una.

Este año el informe ASEBIO, en su decimoquinta edición, vuelve a recoger el Índice de temperatura del sector, en el que vemos como el nivel formativo de los trabajadores y la cooperación con los clientes o proveedores se convierten en las principales cualidades que se encargan de facilitar el desarrollo del sector biotecnológico. Por otro lado, son las medidas las que entorpecen este avance, seguidas por el escaso apoyo de la administración pública y la coyuntura económica.

El objetivo de las empresas biotecnológicas es la internacionalización, pero encuentran en la falta de recursos económicos su principal barrera

El objetivo que persiguen las compañías biotecnológicas es la internacionalización. Ya en 2014 el 88% de los socios de ASEBIO realizó alguna actividad internacional, y es que la exportación de productos y servicios ocupan el primer lugar, con el 68,75% de sus actividades, seguido de las alianzas y colaboraciones en investigación con un 56,23%.

La principal barrera con la que se encuentran las empresas a la hora de lanzarse hacia la internacionalización es la falta de recursos económicos. Aunque hay que señalar que se ha producido un importante aumento de la implantación de nuestras compañías en el exterior. En 2009, ASEBIO contaba con 20 empresas con presencia en 22 países, mientras que en 2014 eran 43 empresas las que se encontraban implantadas en 47 países.