La Comisión Europea da el ‘sí’ a la opa, pero el grupo hispanobritánico tendrá que permitir que Aer Lingus siga teniendo vuelos de conexión con otras compañías aéreas y debe ceder algunos ‘slots’ en el aeropuerto de Londres-Gatwick para que haya más competencia en algunas rutas.

IAG ya puede dar por superados todos los obstáculos para tomar los mandos de Aer Lingus. El holding que agrupa a Iberia, British y Vueling podrá hacerse con el control de la aerolínea irlandesa después de que todos sus grandes accionistas (incluido Ryanair) se hayan mostrado dispuestos a vender sus participaciones y tras obtener el visto bueno de la Comisión Europea a la operación, el último escollo que le quedaba por sortear. Bruselas ha dado luz verde formalmente a la adquisición, pero con condiciones. Unas condiciones que son exactamente las concesiones que IAG ya se ha mostrado dispuesta a cumplir para evitar problemas de competencia.

La Comisión Europea exige que, tras la absorción, IAG permita que Aer Lingus siga ofreciendo vuelos de conexión con otras compañías aéreas ajenas al grupo. La aerolínea irlandesa mantiene acuerdos para coordinar horarios y frecuencias con otras compañías en los aeropuertos de Heathrow, Gatwick, Manchester, Ámsterdam, Dublín y Shannon. Y los tendrá que seguir cumpliendo. Y, en paralelo, Bruselas obliga a IAG a ceder cinco franjas horarias diarias (‘slots’) en el aeropuerto londinense de Gatwick, para que otras aerolíneas puedan obtenerlas y competir con las aerolíneas del grupo en las rutas que unen Londres con Dublín y con Belfast.

“Al obtener importantes concesiones de las compañías aéreas, la Comisión ha garantizado que los pasajeros de transporte aéreo seguirán pudiendo escoger entre compañías aéreas con precios competitivos tras la adquisición de Aer Lingus por IAG”, ha subrayado la comisaria europea de Política de Competencia, Margrethe Vestager, en un comunicado. “Los cinco millones de pasajeros que viajan cada año de Dublín y Belfast a Londres podrán elegir entre varias compañías sólidas. Además, protegemos a los pasajeros que viajan en vuelos de conexión entre Irlanda y el resto del mundo”.

IAG ha lanzado una opa con la que ofrece (tras subir el precio en dos ocasiones) 2,55 euros por acción para tomar el control de Aer Lingus, lo que supone valorar la compañía en algo menos de 1.400 millones de euros. Con el visto bueno de Bruselas, la operación supera su último escollo tras el ‘sí’ de los grandes accionistas de la irlandesa.

Al Gobierno irlandés (que tiene una participación del 25% en Aer Lingus) le costó, pero acabó mostrando su apoyo a la operación tras conseguir garantías de empleo y de mantenimiento de rutas durante los próximos años. A Ryanair, con un 29,8%, le costó mucho más, pero la semana pasada acabó dando su brazo a torcer. El grupo aéreo de Abu Dhabi, Etihad, que tiene un paquete del 5%, también se mostró dispuesto a vender. Y el consejo de administración de Aer Lingus también ha respaldado la compra por parte de IAG.