La obsesión sin control no vale de nada. Pero si esa obsesión se centra en comprender que el futuro mercado de las telecomunicaciones se basará en conexiones de fibra, parece lógico que Jazztel (y Orange) anden de forma frenética tirando cable.

De este modo, Jazztel, que ya es propiedad de Orange, ha superado los cuatro millones de hogares pasados con fibra, en línea con su objetivo de llegar a cinco millones de unidades inmobiliarias con cobertura a finales de 2015, según recoge Europa Press.

En concreto, Jazztel ha indicado que a fecha de 14 de julio cuenta con 4.015.658 hogares pasados con red de fibra óptica hasta el hogar (FTTH), horizontal y vertical terminado. “El plan de despliegue de red FTTH, que implicaba la construcción de hasta 5 millones de hogares pasados a finales del ejercicio 2015, se encuentra en línea con las previsiones de despliegue de fibra fijadas en el Plan de Negocio”, ha añadido la firma.

Jazztel informó el pasado 29 de abril, cuando comunicó sus resultados del primer trimestre, que a esa fecha tenía 3.675.359 unidades inmobiliarias pasadas con FTTH. La compañía indicó entonces que ya había comenzado el despliegue de red propia de fibra para alcanzar dos millones de hogares adicionales a los tres millones incluidos en el acuerdo de coinversión con Telefónica. Como consecuencia de dicho proyecto de despliegue Jazztel actualizó su previsión de inversiones para el ejercicio 2015 a entre 425 y 450 millones de euros.

Orange también sabe lo que se juega

Pese a que en estos momentos el ADSL sigue siendo la tecnología de banda ancha fija usada mayoritariamente, la introducción de las ofertas convergentes atadas a la televisión hacen de la fibra una necesidad imperante. Para Orange y todos los demás operadores, lógicamente.

Por este motivo, la operadora de telecomunicaciones francesa ha adelantado su objetivo de alcanzar 10 millones de hogares pasados con fibra óptica hasta el hogar (FTTH) en España a finales 2016, frente a la estimación anterior que fijaba esta cobertura como objetivo para 2017.

Cuanto antes sea capaz de sacar Orange una oferta de fibra para sus clientes que luche de igual modo con Movistar y Vodafone, antes podrá decir que está a su altura en banda ancha fija. Hasta entonces, la obsesión por tirar cable es su único objetivo.