Irán y el llamado grupo 5+1 (formado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania), han llegado este martes a un acuerdo histórico en virtud del cual las autoridades de la República Islámica conseguirán una reducción de las sanciones a cambio de ciertas concesiones en su programa nuclear, según han informado fuentes diplomáticas iraníes.

El Plan de Acción Conjunto Amplio (JCPOA, por sus siglas en inglés) acordado en la madrugada de este martes -tres meses después de la firma de un acuerdo marco en Lausana- será presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que adoptará una resolución en un plazo de entre siete y diez días para oficializar el acuerdo, según ha informado la televisión estatal iraní en lengua inglesa Press TV. Las negociaciones entre Irán y el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) se habían intensificado en las últimas horas con la intención de alcanzar un acuerdo definitivo antes de que expirara el plazo previsto, esta próxima medianoche.

En la rueda de prensa posterior al acuerdo (recogida por la BBC), el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamed Javad Zarif, ha calificado el acuerdo de “histórico” y supone “un nuevo capítulo para la esperanza”. El acuerdo, ha admitido, “no es perfecto para nadie”, pero era “el mejor logro posible que podíamos alcanzar”. “Nos comprometemos a garantizar el cumplimiento total de este programa con el apoyo de la AIEA y queremos que la comunidad internacional apoye este esfuerzo”, ha añadido.

 

Zarif en la rueda de prensa | BBC

 

El presidente de Irán, Hassan Rouhani, ha declarado a la nación que el acuerdo pone fin a una “crisis innecesaria” y ha reconocido que las sanciones han afectado la vida diaria de los iraníes.

Según el mandatario iraní, su país se ha propuesto alcanzar cuatro objetivos: “que las actividades nucleares prosigan en nuestro país, que se levanten las demenciales sanciones, que se ponga fin a todas las resoluciones de la ONU que nos parecen ilegales y que el Consejo de Seguidad ponga fin a su resolución sobre el programa nuclear iraní”. “Hoy, todos objetivos se  han alcanzado”, ha manifestado. “No pedíamos caridad, pedíamos lo que nos parecía justo en unas negociaciones en que todos ganemos”, ha añadido.

 

Hassan Rouhani | BBC

 

El presidente norteamericano, Barack Obama, ha declarado este martes que “Estados Unidos y sus socios internacionales han logrado algo que no habían conseguido décadas de animosidad, un acuerdo amplio”. “Gracias a que Estados Unidos ha negociado desde una posición de fuerza, hoy hemos parado la proliferación de armas en la región”, ha proseguido.

 

Barack Obama | BBC

 

“Este acuerdo cumple todas y cada una de las líneas rojas establecidas cuando comenzamos a negociar”, ha afirmado Obama. “Se ha puesto fin a cualquier vía hacia el arma nuclear. Irán va a retirar dos terceras partes de sus centrifugadoras”, va a desprenderse “del 98 por ciento de su material nuclear” y va a “modificar su reactor a fin de que no pueda enriquecer uranio”, ha asegurado el mandatario. “Por primera vez estamos en condiciones de garantizar estos compromisos”, ha añadido.

Respecto al contencioso entre Irán y Estados Unidos, Obama ha sido concluyente: “Nuestras diferencias son reales, y las dificultades históricas entre nuestras dos naciones no pueden ignorarse, pero las cosas pueden cambiar y el acuerdo ofrece una oportnidad para avanzar en una nueva dirección, y debemos aprovecharlo”. Asimismo, Obama se ha comprometido a “vetar” en el Congreso cualquier ley que pretenda impedir la aplicación del acuerdo.

Por su parte, la jefa de la diplomacia europa y representante del 5+1 en las conversaciones, Federica Mogherini, ha declarado en la misma rueda de prensa que el acuerdo es “un signo de esperanza para todo el  mundo” y “puede dar paso a un nuevo capítulo en las relaciones internacionales”. 

 

En un comunicado, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha calificado el acuerdo de “histórico” y ha expresado su esperanza de que conduzca a “un mayor entendimiento mutuo y a la cooperación en los muy graves problemas de seguridad en Oriente Medio” y suponga una “contribución vital a la estabilidad tanto en la región como más allá de ella”. “Naciones Unidas está dispuesto a cooperar con las partes en el proceso de aplicación de este acuerdo”, ha agregado. 

Una de las pocas reacciones negativas ha sido la del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, quien ha calificado el acuerdo de “error histórico”. “Irán va a recibir cientos de miles de millones de dólares que le van a permitir hacer funcionar su máquina de terror, su agresión y su expansión por Oriente Medio”, ha declarado.

 

 

Tras anunciarse el acuerdo, el director de la AIEA, Yukiya Amano, y el vicepresidente de Irán, Ali Akhbar Salehi, firmaron este mismo martes la ‘Hoja de ruta’ que marcará las actividades relativas al programa nuclear de la República Islámica, según ha informado la propia agencia

 

Por su parte, el Gobierno español ha expresado su satisfacción por el acuerdo, que “sienta las bases para garantizar los fines exclusivamente civiles del programa nuclear iraní” y “refuerza considerablemente el sistema de no proliferación, en particular su piedra angular, el Tratado de No Proliferación”. Asimismo, ha advertido de que la aplicación del acuerdo “llevará tiempo y necesitará la buena fe y la confianza de las partes y de toda la comunidad internacional”. España, que preside en la actualidad el Comité 1737 sobre el régimen de sanciones a Irán, “velará por la correcta aplicación del acuerdo alcanzado”, concluye el comunicado del Ministerio de Exteriores.

Los términos del acuerdo

El acuerdo aprobado este martes reconoce el derecho de Irán a producir energía nuclear pero prevé la limitación del programa durante al menos diez años, a partir de 2016, y la aceptación, por parte de Teherán, de la puesta en marcha de inspecciones en sus instalaciones militares por parte de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) y de una investigación sobre las actividades de su programa nuclear en el pasado. 

Fuentes diplomáticas citadas por la agencia estatal rusa RIA Novosti han precisado que “Teherán se ha comprometido a no enriquecer uranio al 3,67 por ciento durante los próximos 15 años”. Según la prensa estatal iraní (la agencia IRNA y Press TV), “ninguna de las instalaciones nucleares iraníes va a ser desmantelada” y “se mantendrán las actividades de investigación y desarrollo de todos los tipos de centrifugadoras, incluidas los dispositivos avanzados IR-6 y 1R-8”.

A cambio de estas concesiones, se establece un levantamiento progresivo de las sanciones contra Irán, una condición impuesta por las potencias occidentales, ya que Irán quería que fuese inmediato, y el mantenimiento del embargo de armas durante un periodo de cinco años. La prohibición de la venta de misiles a Irán se prolongará en al menos ocho años. Respecto al embargo de armas, el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov (presente en las negociaciones), ha advertido de que, “dentro del periodo de cinco años, se podrá vender armas a Irán si se cumplen los procedimientos de notificación y verificación a través del Consejo de Seguridad de la ONU”.

Las restricciones económicas y financieras impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea afectan a los sectores bancario, financiero, petrolero, gasístico, petroquímico, comercial, de seguros y transportes de Irán. Su levantamiento, según la prensa estatal del país, implicaría el desbloqueo de “decenas de miles de millones de dólares de rentas iraníes congeladas en bancos extranjeros” y la retirada de la lista de sanciones de “un total de 800 personas y entidades legales, incluidos el Banco Central de Irán, la Línea Naviera de la República Islámica de Irán y la Compañía Nacional Iraní de Petróleo”.

Una comisión conjunta del 5+1, Irán y la Unión Europea se encargarán de supervisor el cumplimiento del acuerdo. En caso de que Irán no respete los términos del acuerdo, se prevé el restablecimiento de las sanciones en un plazo de 65 días. Para el levantamiento de las sanciones, el Consejo de Seguridad aprobará una nueva resolución que tendría una vigencia de diez años.

Baja el precio del petróleo

Entretanto, el precio del barril de petróleo en los mercados internacionales ha reaccionado con sensibles caídas al anuncio del acuerdo sobre el programa nuclear iraní alcanzado entre Irán y las seis potencias del Grupo 5+1, que permitirá el levantamiento de algunas de las sanciones contra Teherán.

De este modo, el precio del barril de Brent, de referencia para Europa, bajaba hasta los 56,63 dólares desde los 57,85 dólares al cierre de la sesión de este lunes, según ha informado Europa Press.

Por su parte, el precio del barril de crudo de calidad Texas, de referencia para EEUU, se relajaba hasta los 50,91 dólares desde los 52,20 del cierre de ayer.