La acción de Bankia ronda actualmente los 1,15 euros, si bien analistas consultados por SABEMOS elevan el precio objetivo al menos un 17%, entre 1,35 y 1,4 euros. La entidad nacionalizada y de la que el Estado es el máximo accionista podría revalorizarse hasta un 110% en un escenario positivo, según Morgan Stanley.

Las pasadas semanas, con motivo de las tensas negociaciones entre los países acreedores y Grecia, no eran pocos los usuarios de redes sociales que protestaban ante lo que consideraban un agravio comparativo entre la inflexible exigencia de devolución del préstamo respecto a Grecia y la laxitud respecto al rescate de Bankia.

En la medida de que el Estado es el máximo accionista de BFA y de Bankia, la devolución de la ayuda pública comprometida en el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri no pasa por exigir nuevas garantías a los deudores, sino en vender la entidad al mayor precio posible y mientras obtener los mayores dividendos posibles. Y para lograr perder lo mínimo posible, o incluso recuperar todas las ayudas la acción de Bankia tiene que subir respecto a su cotización actual.

Vender al mejor precio posible la participación es la vía más rápida para recuperar lo invertido en BFA-Bankia. Otra opción sería vender los activos del banco (deuda, vías de negocio…) pero a riesgo de hacer peligrar el beneficio futuro. La vía del Gobierno pasa por colocar el 60% en manos del Estado en las de los inversores privados cuando considere el Gobierno que el mercado está más propicio. Lo explicó el pasado 24 de junio el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, en una comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso. “¿Qué se ha recuperado de BMN y de Bankia? No lo sé, evidentemente, pero se va a recuperar el activo fundamental. Todo apunta a que Bankia y BMN han ido muy bien y están muy bien gestionados. Naturalmente no está todo resuelto, pero son bancos que se podrán vender. El Gobierno decidirá cuándo los quiere vender”, explicó.

El Estado, según el Memorando firmado con las autoridades europeas, tiene hasta 2017 para desinvertir su participación completa en Bankia. Con las actuales cotizaciones (1,15 euros por acción, según Bolsas y Mercados) apenas se recuperaría un tercio de los 22.424 millones de euros inyectados en la entidad, tal y como publicó Eduardo Segovia en El Confidencial. Los analistas consultados por SABEMOS, sin embargo, creen que la entidad nacionalizada está infravalorada por el mercado y que tiene mucho margen de mejora.

Hasta un 110% de revalorización

Gracias a los más de 22.000 millones de euros inyectados en Bankia y tras la segregación de activos tóxicos en el Sareb no son pocos los inversores que ven plusvalías latentes en la cartera crediticia de Bankia. Estas plusvalías no estarían siendo reflejadas en el precio de la acción, según los analistas consultados por SABEMOS. Es el caso, por ejemplo, del departamento de análisis del banco estadounidense Morgan Stanley, que en un reciente informe del 30 de junio sitúan al banco presidido por Goirigolzarri como el que más potencial tiene para crecer en un escenario positivo.

El precio objetivo de la acción (1,4 euros) es un 22% más alto de lo que marcaría ahora el mercado, en opinion de los analistas de Morgan Stanley. Entre sus puntos fuertes están sus altas coberturas, su mayor reconocimiento de deterioros y su mayor ratio costes/ingresos. Tanto potencial que en el caso de que el entorno económico sea positivo y los precios de la Bolsa vayan al alza la acción de Bankia sería la que más se podría revalorizar de todo el sector financiero español.

En concreto, las acciones de Bankia podrían incrementar su valor un 110% en el caso de que se iniciase una senda alcista en las bolsas (ver gráfico anterior). Con esta revalorización la acción alcanzaría los 2,45 euros. Como el FROB posee el 62,2% de las acciones del banco, vendiéndolas a ese precio se recuperarían otros 17.500 millones de euros que se sumarían a los 1.304 millones ya obtenidos con la venta del 7,5% de Bankia en febrero de 2014 (entonces se hizo a 1,5 euros la acción).

Este crecimiento potencial de Bankia duplica al más optimista previsto para entidades competidoras como el Banco Sabadell (42% de revalorización en el mejor caso) y es cuatro veces mayor que el de su principal rival Caixabank (22%). ¿Por qué tanto potencial? Desde Morgan Stanley hablan de una alta capacidad de liberar provisiones (reservas ante posibles pérdidas) de unos 2.000 millones de euros, el anuncio de dividendo por parte de la entidad y la consolidación definitiva del sector financiero.

Todos los analistas ven un precio más alto

Pero más allá de las cuentas de la lechera que pueda hacer una entidad concreta, lo cierto es que son muchos los departamentos de análisis que fijan el precio de Bankia por encima del actual. Entidades multinacionales como JP Morgan y UBS oscilan entre los 1,4 euros por acción y los 1,5 euros.

Por su parte, los analistas de Bankinter, en su último informe de mayo de 2015 situaban el precio objetivo del banco nacionalizado en 1,35 euros. En su opinión la entidad tiene varias palancas para disipar cualquier impacto futuro, entra las que se cuentan el compromiso para contener los costes operativos, la mejora de la morosidad, un posible “exceso de provisiones”, así como la existencia de “plusvalías latentes en la cartera de bonos que estimamos supera los 1.000 millones de euros”, señalan.

Los brókers se Caja España Duero, por otro lado, reconocían en un informe de mediados de abril que el precio objetivo debía rondar los 1,36 euros por acción. La entidad disfruta, según explican, de una “buena situación de solvencia que hace posible un reparto de dividendos”, al tiempo que se sitúa en una posición holgada respecto a los ratios de capital.

“Bankia está infravalorado en Bolsa. Es el que más baja en 2015 junto con Santander (este por la ampliación) y es el que tiene un PER más bajo sobre el beneficio previsto para 2015”, indica Carmelo Tajadura, analista financiero. Tal como señala, el PER [relación entre precio de la acción y beneficios] de Bankia es de los más bajos de la banca española. Esto es “porque el mercado espera menores incrementos de beneficios en esta entidad en comparación a otras. El desafío fundamental de Bankia es sustituir la cartera de renta fija actual (de la que no ha vendido casi nada y atesora plusvalías contables) por negocio con la clientela para mantener el volumen de ingresos”, añade.

Y Goirigolzarri tiene herramientas para mejorar, como son el mejor ratio de eficiencia del sector, “lo que constituye toda una garantía” a juicio del profesor Tajadura, quien cree que si Bankia logra su objetivo de alcanzar entre 1.150 y 1.200 millones de euros de beneficio en 2015 el precio objetivo de la acción será de entre 1,8 y 1,7 euros. “No se recuperaría todo lo que ha puesto el FROB, pero sí una buena parte”, concuye.