El primer ministro griego, Alexis Tsipras, declaró este lunes que su Gobierno dio una “batalla dura” durante seis meses y “luchó hasta el final para un acuerdo que permitirá al país recuperarse”.

“Afrontamos dilemas difíciles y tuvimos que hacer concesiones difíciles para evitar la aplicación de los planes de algunos círculos ultraconservadores europeos”, dijo Tsipras al término de la cumbre de la eurozona en la que se acordó iniciar negociaciones para un tercer rescate, citado por la agencia Efe.

Grecia se ha asegurado la reestructuración de la deuda y financiación a medio plazo en un paquete de crecimiento por valor de 35.000 millones de euros en un acuerdo con sus acreedores que permitirá al país permanecer en el euro, según indicó el primer ministro griego.

Tsipras destacó que el acuerdo permitirá atraer nuevas inversiones que ayuden al país a salir de la recesión y evitar el colapso de su sistema bancario. “El acuerdo es difícil pero evitamos la intención de transferir activos estatales al exterior. Hemos evitado el plan para el estrangulamiento financiero y el colapso del sistema bancario”, defendió Tsipras ante la prensa. “En esta dura batalla, logramos ganar una reestructuración de la deuda”, añadió.

Elecciones anticipadas

Por su parte, el ministro de Trabajo griego, Panos Skurletis, anunció este lunes la posibilidad de que se celebren elecciones anticipadas a lo largo de este año.

“En este momento está en cuestión la mayoría gubernamental”, señaló Skurletis en declaraciones a la televisión pública ERT recogidas por las agencias, en referencia a a las disidencias internas causadas por la negociación con los socios europeos sobre un tercer rescate.

Hasta que se celebren los comicios, explicó, se podría poner en marcha un Gobierno de amplia coalición o se buscarían apoyos puntuales de la oposición para poder aplicar las reformas acordadas con la eurozona.

El ministro reconoció que no se siente en condiciones de “culpar” a los diputados que puedan romper con la línea oficial.  El partido opositor To Potami ha descartado su entrada en un Ejecutivo de coalición encabezado por el primer ministro, Alexis Tsipras, aunque sí ha abierto la puerta a apoyar una solución que respete los intereses nacionales griegos.