El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha declarado este lunes que el acuerdo que han alcanzado los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre sobre Grecia es “una buena decisión” y ha negado que se trate de una venganza contra el Gobierno de Syriza puesto que las medidas “son razonables”.

“Creo que es una buena decisión la que se ha adoptado. Grecia permanece en el euro”, ha expresado el presidente tras finalizar dicha cumbre, citado por la agencia Europa Press. “Dieciséis horas seguidas no es realmente algo muy cómodo”, ha sentenciado Rajoy respecto a la duración del encuentro.

El presidente ha destacado que todas las medidas han sido aprobadas por todos los países miembro de la zona euro, incluida Grecia, y tienen un objetivo principal: lograr el crecimiento económico y la creación de empleo. A su juicio, el crecimiento y el empleo solo se consiguen con reformas estructurales “como las que ya han hecho otros países de la Unión Europea”. “Ahora, de lo que se trata, es de que todo el mundo cumpla sus compromisos”, ha indicado.

“Lo más importante es que Grecia sigue en el euro y que la UE sigue siendo solidaria con Grecia”, ha recalcado el presidente del Gobierno antes de detallar que “la solidaridad tiene que llevar algo al lado, y eso es la responsabilidad”.

En relación a la creación de un fondo en el que serán transferidos activos por valor de 50.000 millones de euros, Rajoy ha explicado que 25.000 millones servirán para recapitalizar entidades financieras, y el resto se dividirá en dos partes iguales: una para reducir la deuda pública y otra que se dedicará a inversiones productivas. Esta propuesta ya estaba incluida en el borrador aportado previamente por el Eurogrupo, pero requería de la aprobación de los jefes de Estado y de Gobierno.