FCC y su consejero delegado, Juan Béjar, han acordado la salida del ejecutivo del grupo de construcción y servicios antes del próximo 30 de septiembre, no en diciembre como estaba previsto, según informó el grupo.

Así, Béjar abandonará el puesto de primer ejecutivo que ocupaba en la compañía desde enero de 2013 con una indemnización de 8,37 millones de euros. Un importe inferior al que se establece en su contrato, donde se le reconoce el cobro de dos anualidades (el hasta ahora consejero delegado recibió una retribución total de 4,5 millones de euros en 2014), según publica Europa Press.

Era en diciembre cuando se esperaba la marcha de Béjar, fecha en la que se cumplía la prórroga de un año que se dio a la cláusula de su contrato que le permitía dejar la empresa en caso de que se registrara un cambio de control accionarial.

El acuerdo alcanzado entre Béjar y FCC establece que el hasta ahora primer ejecutivo deberá abandonar el grupo antes del próximo 30 de septiembre. Por el momento, el grupo ha acordado, en las reuniones de su comité de nombramientos y del consejo de administración celebradas este lunes, contratar una firma para que busque y seleccione, “de forma urgente”, a un nuevo primer ejecutivo a escala internacional.

En un comunicado, Béjar manifiesta que se da el “momento adecuado para dejar paso a un nuevo gestor y dar por concluida su etapa en FCC”, después de que Carlos Slim entrase como nuevo accionista.

Termina así la etapa de ajuste y “refundación” del grupo. Ahora, entre los retos del futuro primer ejecutivo de la compañía, que una firma de head hunters se encargará de buscar, figuran cumplir con el objetivo de seguir recortando la deuda de unos 5.000 millones que actualmente soporta el grupo para poder así recuperar el pago del dividendo.