El propietario de la cadena hotelera Room Mate, Kike Sarasola, ha afirmado en una entrevista con Efe que la decisión del Ayuntamiento de Barcelona de congelar durante un año la concesión de licencias para alojamientos turísticos es una medida “inteligente”, siempre que se ponga en marcha para “reflexionar y empujar después al sector”.

No obstante, Sarasola considera que esta moratoria debería durar tan sólo un año, ya que si se extiende más podría tener efectos negativos en el sector y en las inversiones que recibe.

La congelación de la concesión de licencias en Barcelona afectará a una treintena de proyectos hoteleros en marcha, según Efe, entre los que está uno de Room Mate.

300 empleos

El empresario ha anunciado que tiene previsto contratar a 300 empleados en los próximos 10 meses para apoyar sus planes de expansión, que incluyen la apertura de 9 hoteles.

La cadena tiene en la actualidad 20 hoteles y otros 9 que se van a incorporar, a los que se sumarán en el futuro otros 8 que están “a punto de firmar” su integración en Room Mate, ha indicado Sarasola a Efe. Estas nuevas instalaciones aportarían 800 habitaciones más a la oferta de la compañía.

La oferta de Room Mate aumentará en los próximos meses con dos nuevos hoteles en Estambul; uno en Rotterdam y en Milán; tres en Barcelona; uno más en Málaga, el tercero de la cadena en esta ciudad; y un segundo hotel en Miami, éste acordado hace un mes.

El promedio de ocupación de los hoteles Room Mate, ha asegurado Sarasola a Efe, está en torno al 87% en lo que va de 2015. El último año, la empresa facturó una cifra superior a los 47 millones de euros.