A usted le puede parecer demasiada esa diferencia, sí, pero el año pasado un billete en clase business costaba de media cinco veces más que la tarifa que usa el común de los mortales. ¿La razón? Fundamentalmente, por la subida de los precios de clase turista.

Si se quiere dar ese capricho, volar en clase business en un vuelo internacional (europeo o intercontinental) le costará este verano tan sólo un 227% más (algo más del triple) que hacerlo en clase turista. Y decimos “tan sólo”, porque el año pasado el sobrecoste entre un tipo de billete de avión y otro era sustancialmente mayor: un 416% más, esto es, cinco veces más, según los datos de un estudio realizado por el buscador online de vuelos Trabber.es.

Y la razón fundamental de que la diferencia de precios se haya achicado es menos gratificante para el bolsillo de lo que podría imaginarse. El sustancial aumento de la demanda de vuelos tanto hacia como desde España ha hecho que los billetes de clase turista se estén encareciendo durante la temporada alta turística. “El aumento de turismo este verano desde y hacia España está haciendo que tarifas en clase turista estén subiendo en casi todas las rutas“, sostiene Óscar Frías, consejero delegado de Trabber.es.

En cualquier caso, puestos a elegir una época del año en que darse el capricho, la mejor es el verano. La menor demanda de viajes de negocios durante julio, agosto y primera parte de septiembre lleva a las aerolíneas a aplicar rebajas a sus tarifas business. El billete de clase business ahora vale el triple que el de turista. En unos meses, la diferencia será mayor.