El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha declarado este viernes que IU es el “eje vertebrador” de Ahora en Común y ha rechazado la integración de Podemos en esta plataforma.

“Nosotros ya hemos trazado nuestra hoja de ruta, llevamos un año y medio trazándola, tomando decisiones que a veces fueron difíciles de entender pero que creo que después se revelaron las correctas”, ha asegurado a los medios tras reunirse con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, según han informado las agencias.

Izquierda Unida tiene derecho a presentarse a las elecciones con “el nombre que quiera”, no será la izquierda la que traiga el cambio, “va a ser la gente”, prosiguió. Podemos no se va a situar “allí donde el enemigo quiere” situarlos. “Creo que aquellos que han llevado a nuestro país al desastre les encantaría tener como adversario a una suerte de coalición de izquierdas. Nunca han tenido eso en Podemos y no lo van a tener”, ha sentenciado.

Sobre el papel de Izquierda Unida en el surgimiento de este proyecto, Iglesias ha afirmado que tiene “un enorme respeto” por lo que hacen y que le parece “legítimo y algo saludable” que se planteen ahora esta opción de cara a las generales. “Absoluto respeto por todos los proyectos”, ha señalado.

Asimismo, ha expresado su “máximo respeto” al apoyo que han mostrado algunos dirigentes y cargos de Podemos y de Ahora Madrid a esta iniciativa. “Incluso si alguno quieres cambiar de opción política, eso siempre es respetable en democracia”, ha declarado. Entre los firmantes del manifiesto de creación de la plataforma figuran, entre otros miembros de Podemos, el diputado en la Asamblea de Madrid Isidro López; el miembro del Consejo Ciudadano de este partido en la Comunidad madrileña Diego Pacheco o el concejal de Ahora Madrid Pablo Carmona, además de miembros de IU y Equo y de candidaturas municipalistas.

Primarias: se cumplirá “a rajatabla” la legalidad estatutaria

Por otra parte, Iglesias ha vuelto a desoír las críticas de los casi 1.000 cargos del partido que rechazan el modelo de primarias aprobado por la dirección nacional, y ha asegurado que en el caso de que consigan las firmas necesarias para realizar una consulta, Podemos “cumplirá a rajatabla la legalidad estatutaria”.

Por ello, según recoge Europa Press, ha retado a los críticos a conseguir las 37.000 firmas que necesitan -el 10% del censo de simpatizantes- para someter esta cuestión a consulta.

El manifiesto de rechazo al modelo de primarias, firmado ‘Podemos es participación’, ha recabado ya el apoyo de 49 diputados autonómicos de los 133 con los que cuenta la formación en 13 parlamentos regionales, es decir, casi un 37%, según consta en la información difundida por los propios firmantes, recogida por Europa Press.

Se trata de la mayor rebelión interna que ha vivido el partido liderado por Pablo Iglesias desde que naciera hace un año y medio, que cada vez suma más cargos. Aunque la dirección nacional se ha enfrentado en varias ocasiones a las críticas de los sectores más activos y cercanos a las bases, nunca antes esta corriente había recabado, de forma pública, el apoyo de más de 900 dirigentes y representantes de la formación morada.