El Gobierno ha elevado al 3,3 por ciento la previsión de crecimiento para este año y espera cerrar 2015 con más de 600.000 nuevos puestos de trabajo. Asimismo, ha aprobado el techo de gasto que servirá para elaborar los Presupuestos del año que viene, con un descenso del 4,4% respecto al límite de gasto no financiero del año pasado, hasta 123.394 millones de euros.

El Consejo de Ministros ha actualizado este viernes el cuadro macroeconómico 2015-2016 con una revisión al alza de las variables de crecimiento y empleo.

Para este año se prevé un aumento del PIB del 3,3 por ciento, cuatro décimas más de lo fijado en el último Programa de Estabilidad, y del 3 por ciento en 2016, una décima más, según ha informado el Ministerio de Economía y Competitividad en un comunicado.

Asimismo, el mercado laboral cerrará 2015 con un aumento de 602.000 en el número de ocupados, el 3,4 por ciento más, y una tasa de paro del 21,1 por ciento. “Se trata de unas previsiones prudentes y realistas, en línea con lo estimado por diferentes analistas privados”, ha añadido.

Estos datos, según el Ministerio, “corroboran además que la economía española encabezará este año el crecimiento y la creación de empleo entre los países desarrollados, como han certificado estos días los organismos internacionales”. “Estos objetivos son realizables porque se fundamentan en una política económica orientada a la corrección de los desequilibrios macroeconómicos”, ha proseguido.

“La intensa reducción del déficit público, lograda en un marco de recesión severa, el proceso de desendeudamiento, las ganancias de competitividad y la obtención de superávit y capacidad de financiación frente al exterior”, asegura el Ministerio, “dan a las proyecciones económicas una alta credibilidad”.

Previsión de gasto

Por otra parte, el Consejo de Ministros ha aprobado el techo de gasto que servirá para elaborar los Presupuestos del año que viene, con un descenso del 4,4% respecto al límite de gasto no financiero del año pasado, hasta 123.394 millones de euros.

La cifra de 2016 parte de una previsión de ingresos tributarios de 193.520 millones de euros, un 4% más que en 2015. Tras la cesión a las administraciones territoriales de parte de estos ingresos, la cifra se queda en 134.773 millones, un 0,8% más, según ha informado el Consejo de Ministros, citado por la agencia Europa Press.

Además, contempla un objetivo de déficit de 25.134 millones (2,2% del PIB), una financiación de las administraciones territoriales a través del presupuesto de gastos de 33.797 millones y unos ajustes de contabilidad nacional de 2.716 millones.

De este modo, el límite de gasto no financiero se reduce en 5.666 millones de euros y se queda en 123.394 millones para el Presupuesto de 2016, que el Gobierno tiene pensado tramitar antes de las elecciones generales.

Dentro del gasto, las partidas que más van a disminuir en 2016 son los intereses de la deuda y la aportación al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), dada la mejor evolución de la economía y del mercado de trabajo.

En cambio, el año que viene subirán otras partidas como las clases pasivas, la aportación a la Seguridad Social, la lucha contra el fraude, las mutualidades o la aplicación de la LOMCE.

Desglose del déficit

En el periodo 2016-2018, el Estado tendrá que reducir el déficit al 2,2% el año que viene, al 1,1% en 2017 y al 0,2% en 2018. Las comunidades, por su parte, bajarán el saldo negativo de sus cuentas al 0,3% este año, al 0,1% en 2017 y tendrán que acabar en equilibrio en 2018.

La Seguridad Social acabará 2016 con un déficit del 0,3% que reducirá al 0,2% en 2017 y al 0,1% en 2018. Y las entidades locales acabarán los tres años en equilibrio.