La aeronave E-fan, prototipo del grupo Airbus, realizó hoy con éxito el primer vuelo de un avión eléctrico sobre el canal de la Mancha desde el aeropuerto de Lydd, en Inglaterra, hasta el de Calais, en el norte de Francia. A las 11.00 hora local (09.00 GMT), un pequeño avión de color blanco aterrizó de forma silenciosa sobre la pista del aeropuerto de Calais, tras haber sobrevolado el canal de la Mancha.

Se trata del primer avión de propulsión eléctrica en realizar este recorrido, para el que empleó 40 minutos a unos 140 kilómetros por hora desde la costa inglesa hasta la francesa. El piloto del vuelo, Didier Esteyne, es además el encargado del diseño de este aparato que empezó a gestarse a finales de 2011 y que se ha convertido en “un sueño de infancia” hecho realidad, informa Efe.

Esteyne sucede a Louis Blériot, el primer hombre en sobrevolar el canal de la Mancha, hace 106 años, a pesar de que Esteyne ha rechazado cualquier comparación tras el aterrizaje. “Lo que hemos hecho hoy es histórico pero no heroico, porque a diferencia del viaje que emprendió Blériot nosotros tenemos a todo un equipo detrás y también contamos con la tecnología necesaria para demostrar que un vuelo eléctrico es viable”, matizó Esteyne.

Tras meses de investigación y desarrollo en los que un pequeño equipo de Airbus trabajó en modo “start up”, el proyecto se presentó en 2013 en el Paris Air Show y 18 meses después tuvo lugar el primer vuelo en Burdeos (Francia), en abril de 2014. “Estamos muy contentos porque, aunque había algo de viento en contra al principio del vuelo, se ha probado que un avión de este tipo puede viajar sin problemas”, declaró el director técnico del grupo Airbus, Jean Botti.

El artefacto, que pesa cerca de 600 kilos y tiene una longitud de 6,67 metros por 2 de altura, alcanza una velocidad máxima de 220 kilómetros por hora y tiene capacidad de vuelo para aproximadamente una hora. La intención de Airbus es alargar en los próximos meses su autonomía y aplicar la experiencia adquirida con este prototipo para, a través de su filial, “Voltair SAS”, pasar a la fase de industrialización y comercialización a finales de 2017. La venta y explotación estará dirigida a aeroclubes y escuelas de pilotaje y cada avión tendrá un precio de 200.000 euros.

El sistema del E-Fan se caracteriza por estar compuesto de una serie de baterías situadas en las alas para proporcionar un total de 39 kilovatios por hora a los motores. De momento, el tiempo de carga es de entre 5 y 7 horas, un aspecto que la compañía quiere reducir “además de lograr que el avión sea completamente silencioso una vez se lance al mercado”, según anunció durante el evento la presidenta de la filial “Voltair SAS”, Agnès Paillard.

Por su parte, el director general de la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC), Patrick Gandil, estimó que esta experiencia permitirá avanzar en “el control de gases de efecto invernadero”, uno de los problemas, junto al acústico, más significativos de la aviación. De momento se prevé que a finales de 2017 se lance una versión 2.0 con capacidad para dos personas y en 2019 otro modelo con espacio para cuatro plazas.

La serie de biplazas será construida en el aeropuerto de Pau Pirineos, en el sur de Francia, gracias a una inversión de 20 millones de euros de un total de 50 millones para una producción inicial de 10 aviones por año. En el futuro, se espera que la fabricación anual de estos aparatos pueda aumentar entre 40 y 80 unidades. La ambición de Airbus es que en 20 o 30 años se puedan efectuar vuelos comerciales de hasta 60 pasajeros en aviones impulsados de forma exclusiva por energía eléctrica.