Animalistas y tuiteros quieren cerrar el talent show animal.

Un nuevo programa de televisión ha hecho saltar las alarmas. Primero en las asociaciones animalistas y luego en Twitter. Vaya Fauna, presentado por Cristian Gálvez, consiste en un desfile de animales haciendo “trucos” para entretener al público más nostálgico de las peores costumbres del circo: Un oso tocando la trompeta, un cerdo con falda y unas risas. Ayer se emitió el segundo programa a la vez que se intentaba boicotear desde Twitter con el hashtag #ApagónVayaFauna, que ha estado toda la madrugada en el top de temas populares de la red. 

 

 

 

 

 

 

Frank Cuesta subió la semana pasada un vídeo a la red dirigido al equipo del programa explicando el proceso de adiestramiento que hay antes de este tipo de espectáculos y que, en el caso de los animales salvajes (osos, monos, tigres) está basado en el maltrato. El vídeo se hizo viral y las críticas al programa han ido en aumento desde entonces. Distintas asociaciones han emprendido otras formas de protesta y la petición en Change.org ha reunido 150.000 firmas en una semana. La cadena no lo ha cancelado pero ha perdido un millón de espectadores entre el primer y el segundo programa mientras se justifica diciendo que “fomentan la adopción animal”.

 

 

 

 

 

 

Se empieza pidiendo respeto por animales y espectadores, luego se pasa a sugerir un cambio de nombres en los programas de Telecinco y se acaba criticando toda la programación de la cadena y a todos los que aparecen en ella. Cosas del Twitter.

 

 

 

 

El presentador del programa achaca el boicot a “tergiversaciones”. Tiene algunos apoyos pero son bastantes menos que quienes piden el fin de Vaya Fauna. Y luego están los que creen que todos los anteriores tienen “susceptibilidad extrema” o que han llevado lo “políticamente correcto al extremo”. La cuenta oficial del talent show animal no ha dicho ni mú sobre esta polémica.