Samsung no llega, sus números se quedan cortos y el que parecía que iba a ser su gran éxito, los Samsung Galaxy S6 y S6 Edge, no han terminado de llamar la atención del público. En frente se encuentra Apple, que parece tener gran parte de culpa y mejores cifras de venta que la compañía surcoreana.

En abril de este mismo año los S6 de Samsung se pusieron a la venta. Por entonces, el iPhone 6 y el iPhone 6 Plus ya llevaban un tiempo en el mercado (desde setiembre de 2014), con una muy buena acogida y poco dispuestos a dejar que otros les quitaran mercado. Samsung no ha sabido competir contra Apple, que le supera en cifras, ingresos y ventas.

Los móviles de Samsung han tenido una caída notable desde principios de 2014, cuando los consumidores comenzaron a saber de la llegada de un nuevo iPhone. Desde entonces los usuarios de Samsung han ido decreciendo, muy probablemente en favor de los smartphones de la compañía de la manzana. Ya con el iPhone en los mercados, el lanzamiento del Galaxy S6 no ha podido hacer demasiado.

Samsung Electronics ha estimado hoy un beneficio operativo de unos 5.540 euros en el período abril-junio, lo que supone un descenso del 4,03% respecto al mismo trimestre del año pasado. Una cifra que si la comparamos con el trimestre anterior de enero-marzo vemos una caída del 15,03%, ya que entonces la compañía surcoreana había obtenido un beneficio operativo de 4.800 millones de euros.

No se han publicado cifras de ventas de los dispositivos de Samsung, pero la estimación que realiza la compañía sería de una caída del 8,31%, por lo que queda de relevancia que el Samsung Galaxy S6 y el S6 Edge no terminan de convertirse en el “best-seller” que todos esperaban.

¿Y cómo les va a los de Apple?

Del otro lado tenemos a Apple y sus iPhone, los smartphones con los que la compañía pretende batir un nuevo récord, depués de haber logrado vender en 2014 alrededor de 74 millones de unidades de smartphones e ingresar un total de 74.599 millones de dólares.

Parece ser que Apple se está preparando para producir entre 85 y 90 millones de unidades de su próxima generación de iPhone para antes de que termine el año. Cifras muy grandes que superan las de 2015, cuando la empresa mandó producir entre 70 y 80 millones de unidades iniciales de los modelos iPhone 6 y 6 Plus.

Sin embargo, después de lo conseguido con el iPhone 6 y 6 Plus, hay quienes ven imposible que vuelva a repetirse o incluso superarse el reciente éxito, aunque todo será cuestión de esperar. Aún no sabemos como va a ser ese supuesto iPhone 6S, del que no paran de filtrarse rumores, como que tendremos la posibilidad de contar con un modelo en color rosa o que el tamaño será como el de la versión anterior (4,7 pulgadas y 5,5 pulgadas).