Así en la tierra como en el cielo. Pablo Iglesias ha sido centro de la polémica este jueves después de que trascendiera una información según la cual el líder de Podemos habría pedido a Air Nostrum retrasar un vuelo de regreso a Madrid.

Pese a que no ha habido forma de parar la viralización del asunto, tanto en las redes sociales como los medios digitales, la aerolínea explica que ha sido una petición de la agencia de viajes del Parlamento Europeo.

Por su parte, Podemos ha aclarado que el líder de la formación, Pablo Iglesias, no pidió a Air Nostrum que aplazara una hora el vuelo Estrasburgo-Madrid por la tardanza del final de las votaciones en el pleno del Parlamento Europeo y que fue la propia aerolínea la que ofreció retrasar el vuelo.

En un comunicado, la formación indica que “ante la previsible pérdida” del vuelo de regreso a Madrid previsto para hoy a las 14.00 horas, el equipo técnico de Iglesias solamente solicitó información a la agencia de viajes del Parlamento para buscar alternativas. Según Podemos, fue la compañía “la que ofreció” a la agencia de viajes del Parlamento “la posibilidad de retrasar el vuelo dado que en él viajaban fundamentalmente eurodiputados, todos ellos afectados por el retraso de las votaciones”.

“Ante esa situación, y teniendo en cuenta el escaso tiempo disponible, el equipo técnico de Pablo Iglesias remitió esa información a todos los eurodiputados españoles para que conocieran la opción que barajaba” la compañía aérea, añade el comunicado. Además, Podemos señala que a dicho correo electrónico “respondieron muchos eurodiputados agradeciendo la información”.

La parte voladora

Air Nostrum, por su parte, ha remitido un comunicado a Efe en el que corrobora que la agencia de viajes del Parlamento Europeo solicitó el retraso y especifica que la aerolínea accedió a demorarlo “de forma excepcional” solo una hora ya que “se trataba de más de dos terceras partes del pasaje”.

“En casos similares de grupos grandes que pierden la conexión o el vuelo directo se opta por el retraso como mal menor frente al problema que supondría dejar tanto pasaje en tierra hasta el día siguiente”, explica la compañía.