Concejales y diputados autonómicos de Izquierda Unida, Podemos y EQUO se han sumado a esta “marea ciudadana” al margen de sus organizaciones. También participan activistas, profesores, periodistas, amas de casa y jubilados.

El experimento de las candidaturas ciudadanas ha salido bien en los ayuntamientos y un grupo de personas ligadas a movimientos sociales y candidaturas de confluencia ha decidido imitarlo para las próximas elecciones generales. Unas 6.000 firmas recogidas en pocas horas avalan el proyecto.

“Ahora Madrid, Barcelona en Comú, Zaragoza en Común, Por Cádiz Sí Se Puede, las mareas y las demás candidaturas de confluencia, nos muestran el camino para cambiar no sólo los municipios sino también el conjunto del Estado” explican en su recién estrenada página web.

Entre sus puntos programáticos se encuentran “la necesidad de recuperar la soberanía, regenerar y profundizar la democracia, restituir la decencia y la transparencia en el ejercicio de la función pública, defender la universalidad de los derechos humanos y establecer la dignidad, la igualdad, la participación y la justicia como principios rectores de la nueva política que exigen los retos y oportunidades del siglo XXI”.

Los concejales de Ahora Madrid Mauricio Valiente (IU) y Pablo Carmona (Ganemos) son algunos de los miembros destacados de esta nueva alternativa política que también apoyan el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, el Eurodiputado de IU Javier Couso, Rosa Martínez, Coportavoz de Equo y Pablo Muñoz, Concejal de Zaragoza en Común, entre otros. 

Además del éxito de las candidaturas municipalistas en las elecciones del 24M, las últimas actuaciones de Podemos también favorecen su desarrollo al haber aumentado el descontento de muchos simpatizantes y representantes. Esto se debe, sobre todo, a la reciente configuración de las primarias y a la negativa de Pablo Iglesias al proyecto de confluencia de Alberto Garzón, que si bien apoya este nuevo proyecto se mantiene como candidato a la presidencia por Izquierda Unida.

Las principales críticas en el partido morado señalan un “clientelismo interno” al configurarse las listas desde la cúpula y no desde las bases. Por lo que esta marea confluyente es una buena alternativa para esos votantes descontentos con Iglesias, aunque implica una nueva fragmentación del voto de izquierdas, que ya está muy dividido.

Ahora en común se define como una iniciativa ciudadana que quiere “crear espacios amplios en los cuales todas las personas y fuerzas políticas que apuestan por el cambio se sientan cómodas trabajando en común, mediante un método inclusivo y democrático que garantice la pluralidad y la equidad en el proceso de elección de los candidatos y candidatas” en lo que parece un claro guiño a esos podemitas descontentos con las últimas decisiones de su partido.

Al final hay confluencia de izquierdas pero, por ahora, sin Iglesias ni Garzón, ya que ninguno ha querido renunciar a las siglas de su partido. 

Apoyo de Garzón

Con todo, el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, ha expresado su apoyo a la iniciativa Ahora en Común por ser “coherente” con su idea de candidaturas de unidad popular, aunque no ha firmado todavía el manifiesto porque no quiere “obstaculizar” este proceso y quiere ver a dónde va.

“Si ese proceso se desarrolla puede ser muy potente, hay un clamor que va más allá de cualquier partido, vamos a ver cómo va y si participamos será para ayudar y contribuir desde la humildad”, ha declarado durante una rueda de prensa en el Congreso, citado por la agencia Efe.