La economía española crecerá este año a un ritmo del 3,1%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que confirma así su pronóstico del pasado mes de junio, lo que sitúa a España como la economía desarrollada con mejor evolución en 2015.

De cara al próximo año, la institución dirigida por Christine Lagarde espera que el PIB de España crezca un 2,5%, confirmando la estimación del mes pasado, sólo por detrás entre las grandes economías avanzadas del 3% previsto para EEUU.

De este modo, el FMI ha revisado seis y cinco décimas al alza sus previsiones para España en comparación con el informe de perspectivas publicado el pasado mes de abril, a pesar de la incertidumbre por la situación en Grecia.

El Gobierno español tiene previsto actualizar su cuadro macroeconómico con una previsión de crecimiento del 3,3% este año y del 3% en 2016, frente a las actuales expectativas del 2,9% para este año y el siguiente. No obstante, desde el FMI han expresado preocupación cuando se habla de “milagro español”, ya que “un 3% es bueno, pero mirando la tasa de desempleo aún queda mucho para cantar victoria“.

“Sentimos bastante optimismo, la tasa de crecimiento en muy buena noticia, pero hay riesgos”, señaló el economista jefe de la institución, Olivier Blanchard.

A nivel mundial, bajón

La economía global crecerá menos de lo previsto este año como consecuencia de la contracción del Producto Interior Bruto (PIB) de EEUU en el primer trimestre del año, así como por el ajuste del patrón de crecimiento en China y la incertidumbre sobre Grecia, lo que ha llevado al Fondo Monetario Internacional (FMI) a rebajar dos décimas su previsión de expansión mundial este año, hasta el 3,3%, mientras que ha confirmado el pronóstico para 2016 en el 3,8%.

De este modo, la institución ha revisado a la baja su pronóstico de crecimiento para las economías desarrolladas, para las que augura un crecimiento del 2,1% este año, frente al 2,4% previsto en abril, confirmando la previsión del 2,4% en 2016.

En concreto, los nuevos pronósticos del FMI contemplan un crecimiento del PIB de EEUU en 2015 del 2,5% este año, seis décimas menos que lo estimado en abril y rebaja una décima la previsión para 2016, hasta el 3%.

En el caso de la zona euro, la institución prevé un crecimiento del 1,5% este año, en línea con su anterior proyección, mientras que ha mejorado una décima el pronóstico del próximo año, hasta el 1,7%.

En este sentido, el FMI no parece temer los potenciales efectos negativos de la crisis griega y según el economista jefe de la institución, Olivier Blanchard, “la economía de la eurozona está ganando tracción”.

Imagen | Flickr – PromoMadrid