La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha asegurado hoy que el cambio de nombre en las calles de la capital que honran a personas relacionadas con el Franquismo no está entre sus “medidas urgentes”, pero sí ha abogado por cumplir la Ley de Memoria Histórica.

La alcaldesa de Madrid se ha expresado así en el encuentro “Smartcity. Foro de la Nueva Ciudad” celebrado hoy en el hotel Ritz de Madrid, al que han asistido, entre otros, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, la delegada de Gobierno, Concepción Dancausa, y los alcaldes de Zaragoza y Valencia, Pedro Santisteve y Joan Ribó, respectivamente.

En ese foro, según la agencia Efe, los asistentes han preguntado a Manuela Carmena por los planes de su equipo de Gobierno, que está en la fase inicial de recibir solicitudes de cambio de nombres de espacios públicos vinculados a la Dictadura (1939-1975) del general Francisco Franco.

“Que yo sepa, dentro de las medidas urgentes no he mencionado los nombres de las calles”, ha indicado Carmena, para señalar después que a esos cambios están obligados por la ley de Memoria Histórica.

En ese sentido, ha dicho que le parece “muy bien” que en Madrid haya recuerdos a personas que unos u otros madrileños “han decidido que se les debería hacer un homenaje”, como por ejemplo a Margaret Tatcher, pero “otra cosa muy distinta” es lo que sucede con la Ley de la Memoria Histórica.

Eso, ha reflexionado, tiene que ver con ese “drama inmenso que significó la Guerra Civil española y su relación con la República, eso son cosas muy serias que tienen que ver con un periodo de la historia de España del que sin duda todos los que somos profundamente demócratas nos tenemos que sentir lejos, distantes y críticos”.

“Es además lo que la Ley de Memoria Histórica nos ha obligado a hacer”, ha comentado la alcaldesa ante las críticas a su propuesta para que desaparezcan del callejero madrileño aquellos espacios que honran a personas relacionadas con la dictadura del general Franco.

Desahucios

Por otra parte, la alcaldesa de la capital ha calificado de “satisfactorias” las reuniones que ha mantenido con varias entidades bancarias con las que ha abierto “un camino de colaboración” para “evitar” desahucios.

Carmena ha señalado que todavía sigue habiendo muchos procedimientos de desahucio que han llevado al ayuntamiento a plantear una oficina que evite los lanzamientos, “intentando acuerdos con los delegados de los bancos y que, a su vez, tendrá que proveer de vivienda” a quien se quede sin ella.

“Han sido satisfactorias las visitas con las entidades bancarias”, ha señalado la alcaldesa tras subrayar que ayuntamiento y grandes bancos han “abierto un camino de colaboración” para intentar “evitar” los desahucios y lanzamientos.

Carmena ha reconocido que la reacción de los bancos le da “una gran esperanza” de que se pueda hacer realidad el derecho de todos los ciudadanos a tener una vivienda. En este escenario ha citado a Concepción Arenal quien en el año 1871 escribió un artículo en el que se sentía “escandalizada” por el desahucio de una anciana en la calle de la Reina.

“Ha llovido mucho y no se puede consentir que la gente se quede en la calle. Es necesario que todo el mundo tenga derecho a una vivienda”, ha subrayado Carmena, quien desconoce cuántas personas se han quedado sin techo.