Pese a la dimisión del ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, su figura sigue de moda. Así, Montse Suárez opina que el político griego es “una polilla con personalidad hiperbólica”. Mientras, Cristina Fallarás defiende su forma de enfrentarse, sin corbata, a la Unión Europea.