La Federación Española del Taxi lidera la creación de un frente común de todo el sector del continente para enfrentarse a las “redes ilegales” como Uber.

La Federación Española del Taxi (Fedetaxi) lidera la creación de una Alianza Europea de Taxistas frente a la plataforma de transporte Uber en la que estarán presenten las organizaciones más representativas del sector, según ha informado hoy la patronal en un comunicado. Ya se han iniciado los contactos con las diferentes asociaciones españolas y comunitarias y, en los próximos meses, está previsto mantener encuentros informales hasta el acto formal de constitución de esta Alianza en Bruselas, que tendrá lugar en septiembre, informa Efe.

Desde Fedetaxi han adelantado que, tras una ronda de contactos con varios eurodiputados españoles, están gestionando un encuentro con la comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc, para plantear su visión para la mejora de la política de transporte público de viajeros en vehículos de turismo. Entre sus propuestas está la elaboración de una Estrategia o Libro Blanco sobre el sector del taxi, como requisito previo a cualquier toma de decisión sobre cualquier modificación del marco regulatorio que se pueda promover en este sector profesional.

A juicio de esta patronal, “las redes ilegales” como la de Uber no pueden ser regularizadas con la excusa de pertenecer al mercado digital y no al sector del transporte. “Además de ser falso, supone abrir la puerta al desmantelamiento de sectores productivos como el transporte de viajeros, al fraude fiscal y social y la precarización de los derechos de los ciudadanos europeos”, ha advertido la patronal en un comunicado.

Asimismo, Fedetaxi ha denunciado el trato que está recibiendo la red de Uber por parte de las administraciones públicas y los partidos políticos “para facilitar los cambios legales necesarios para permitir que dicha empresa opere con libertad en España”. En este sentido, la federación ha señalado que, mientras en Francia se ha detenido a dos directivos de la compañía, en España, sólo se ha limitado su funcionamiento por los Tribunales de Justicia a instancias del propio sector del taxi “dada la pasividad de la Fiscalía General del Estado y los Ministerios de Hacienda y de Empleo”.

“De mantenerse la actual desatención las organizaciones de taxistas españoles no tendrán otra alternativa para impedir la precarización de las condiciones de miles de autónomos y trabajadores del taxi y sus familias que efectuar nuevas convocatorias de movilizaciones, incluidos, en su caso, paros de ámbito nacional”, han anunciado.