Los recortes en personal que planea Miscrosoft afectarían a los trabajadores encargados del sector de hardware y de la división de telefonía móvil.

Hasta 7.800 empleos serán recortados como objeto de la reestructuración de su negocio de hardware de telefonía. Esto supondrá la asunción de una carga extraordinaria de 7.600 millones de dólares (6.910 millones de euros) en relación con los activos de Nokia Devices adquiridos en 2014, además de hasta 850 millones de dólares (773 millones de euros) adicionales por los costes de la reordenación, según informó la multinacional.

Y es que el lento crecimiento que está experimentando su línea de smartphones y el abandono de Stephen Elop, entonces director ejecutivo de Nokia, el mes pasado, sumado a que Microsoft tuvo que vender su línea de negocio de publicidad gráfica a AOL, ha desembocado en esta situación.

Fue el pasado mes de junio cuando el consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, informó sobre que la necesidad que el grupo tenía de “tomar algunas decisiones difíciles en las áreas donde las cosas no están funcionando y resolver problemas complicados en modo de impulsar el valor del cliente” a través de un correo electrónico que envió a la plantilla.

Microsoft confía en que esta reestructuración sea completada sustancialmente a finales de año y de forma definitiva al cierre del ejercicio fiscal de la compañía. Será con la publicación de las cuentas del cuarto trimestre fiscal de la empresa el próximo 21 de julio cuando se conozcan los detalles acerca de las cargas asumidas.

Más despidos

Pero Microsoft no es la única que está llevando a cabo recortes en su personal. Recientemente HP también tuvo que anunciar una segunda ola de despidos que afectaría a 21.000 trabajadores ante la división de la compañía en dos: HP Enterprise y HP Inc.

A principio de año, eBay llevó a cabo la reorganización de su equipo buscando optimizar los recursos y aumentar la productividad, una acción que supuso unos 2.400 despidos. Y algo muy parecido fue lo que hizo IBM, que a finales de enero anunció una reestructuración con más de 110.000 despidos programados

Imagen | Maurizio Pesce en Flickr