Hay quien dice que las llamadas conferencias políticas de los partidos sirven para poco. Pero si hay algo de eficacia en ellas, aparte de servir de pistoletazo de salida de precampaña y de punto de partida de la apuesta programática, es la visualización de los valores en alza; esto es: los dirigentes políticos llamados a ocupar puestos de mayor responsabilidad en un futuro a corto y medio plazo. Y si hay una figura en el PP que destaca como valor en alza, ésa es la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

Tras los batacazos en las elecciones europeas –de 2014- y autonómicas y municipales –del pasado mes de mayo-, el presidente del PP, Mariano Rajoy, tiene meridianamente claro que las elecciones se ganan desde el centro. No hay más que ver los resultados en esos comicios de fuerzas tan dispares como Ciudadanos y Vox para saber dónde está el punto flaco del partido en el Gobierno.

En esa estrategia hay que enmarcar la pretensión de Rajoy de dar, de inmediato, el máximo protagonismo a Cristina Cifuentes. El objetivo del líder de los populares es que se visualice desde ya el intento del PP por ocupar la centralidad política y sociológica, un lugar que representa, por sus valores y declaraciones públicas de los últimos años, la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Una de las notas más destacadas de la rueda de prensa que ayer ofreció el flamante vicesecretario de comunicación del PP, Pablo Casado, para presentar la conferencia política que los populares celebrarán en Madrid el próximo fin de semana es el papel que se quiere dar a Cristina Cifuentes en ese cónclave.

Así, la antigua delegada del Gobierno en Madrid coordinará, junto con el eurodiputado Pablo Zalba -otro valor en alza dentro en el partido por su habitual presencia en tertulias políticas de las cadenas de televisión-, el foro de debate llamado La España reformista, cumplimos en un 93 por ciento, en el que los populares expondrán el cumplimiento de su programa electoral de esta legislatura.

A escena los nuevos vicesecretarios

Además de Cifuentes y Zalba, el presidente del partido quiere dar también máxima visibilidad en la conferencia política a dos de los vicesecretarios del partido que llegaron al cargo tras la crisis de hace tres semanas. Se trata de Fernando Martínez-Maíllo y Javier Maroto. El primero –nuevo vicesecretario de organización y número tres del partido- dirigirá el foro La España que queremos. Reformas de nueva generación, en compañía del portavoz del Grupo Popular en el Senado, José Manuel Barreiro.

El segundo –vicesecretario de sectorial- se encargará, junto al portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, del debate Hablamos de ti. Empleo y políticas sociales. El cuarto debate –titulado El futuro de España es la Unión Europa– estará coordinado por dos incombustibles en el Partido Popular: Javier Arenas y Esteban González Pons.

Quien no tendrá hueco en el cónclave popular será el antiguo jefe del Ejecutivo y ahora presidente de honor del PP, José María Aznar. Un día después de que Rajoy y Aznar aparcaran sus diferencias y escenificaran una tregua con el objetivo de no abrir frentes antes de las elecciones generales, el PP dio a conocer que, previsiblemente, el presidente de FAES no asistirá a la conferencia política.

Preguntado en la rueda de prensa por esta notable ausencia, Pablo Casado se vio en la obligación de justificar algo que poca defensa tiene. Obviando lo mucho que se juega el PP en las elecciones generales, el portavoz en la sede de la calle Génova sostuvo que el ex presidente del Gobierno participa siempre en las grandes citas del partido, como son los congresos y convenciones, pero no en convocatorias dedicadas al debate, como la que se celebra el próximo fin de semana.

“X el futuro de España”

Pese a todo, Casado hizo hincapié en que la intención es que sea una conferencia abierta y participativa, innovadora y ágil, al tiempo que anunció que no sólo cambiará la estética, sino la puesta en escena. Los populares quieren que todo el que quiera hable, incluso los que no puedan asistir, que podrán participar a través de las redes sociales.

Precisamente, el PP pretende dar máxima importancia en la conferencia política a esas redes sociales. Prueba de ello es el lema elegido –X el futuro de España-, donde se ha buscado, saltándose las normas de la RAE, acercarse a los militantes más jóvenes, copiando su forma de escribir en internet.