Más de 25 agrupaciones sindicales, ecologistas y -sobre todo- de productores de energías renovables han suscrito una carta en la que expresan su malestar por el real decreto propuesto por el Gobierno que pone restricciones a las instalaciones para el autoconsumo energético.

Las asociaciones, entre las que están patronales de renovables como Unef, Anpier y Appa, manifiestan su “frontal rechazo” y consideran que esta regulación es “un nuevo ataque” contra el sector.

Entre las medidas que propone este real decreto hay “incontables contradicciones”, según los firmantes, que implican impedimentos económicos y burocráticos al autoconsumo, con lo que se “contradice de forma flagrante las directivas europeas”.

Más concretamente, explican, la medida del Gobierno mantiene elementos como el “peaje de respaldo”, un cargo fijo que hay que abonar, incluso si no se consume energía de la red.

También critican que la energía sobrante de estas instalaciones tenga que ser volcada al sistema eléctrico sin contraprestación económica, algo que consideran “increíble”.

Este real decreto, dicen, aleja a España del resto de socios europeos, que no gravan -e incluso incentivan- el autoconsumo, con lo que “demuestran una real preocupación para reducir su dependencia energética”. El autoconsumo “contribuye netamente al desarrollo de una sociedad más sostenible y democrática”, concluyen las asociaciones.

 

Foto: Flickr – Fernando Tomás