Indra ha comunicado a los sindicatos el inicio de un procedimiento de despido colectivo por causas económicas y productivas que afectará a 1.850 trabajadores en España, lo que supone un 8,5% del total de la plantilla en el país que, según los últimos datos aportados por la compañía, asciende a 21.746 trabajadores de un total de 39.155 empleados en todo el grupo.

Los despidos afectarán en su totalidad a la división de Indra Sistemas, que supone el grueso de la plantilla en el país con más de 18.000 empleados. Fuentes sindicales han explicado a Europa Press que la empresa les ha comunicado que de estos despidos un 80% afectarán al sector de consultorías y, en menor medida, al área de Defensa.

La compañía ha indicado además que los despidos repercutirán sobre el área corporativa, que incluye, entre otros negocios, informática interna y servicios generales, si bien no ha aportado datos precisos del impacto. Además, entre un 70% y un 80% de los recortes se aplicarán en Madrid.

Las fuentes sindicales han indicado a Europa Press que la empresa pretende ejecutar este recorte de empleo entre septiembre y diciembre de 2016.

Los motivos de Indra

La multinacional española ha manifestado que, teniendo en cuenta las pérdidas registradas por Indra en 2014 y en los meses transcurridos de 2015, se ha visto obligada a estudiar “todas las medidas a su alcance para lograr revertir una circunstancia que no es buena ni para la empresa ni para sus profesionales”.

Indra registró unas pérdidas netas de 20 millones de euros en el primer trimestre de 2015, frente al beneficio de 31 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, por la estacionalidad de procesos electorales y los resultados negativos en Brasil. En cuanto al conjunto de 2014, la firma perdió 92 millones de euros en 2014, frente al beneficio neto de 116 millones de euros del ejercicio precedente.

“Para garantizar el éxito de Indra, la compañía necesita, además de reducir costes y simplificar estructuras, mejorar los procedimientos y formas de hacer, al mismo tiempo que seguir invirtiendo para mejorar y ampliar su oferta, de acuerdo a las exigencias del mercado”, ha explicado la compañía tecnológica en una nota.

A partir de ahora, se abre el período de consultas con los miembros designados ayer, lunes 6 de julio, por la representación legal de los trabajadores para encontrar una solución a la situación actual de Indra. Según marca la normativa, este periodo dura 30 días naturales.

Reacciones de los sindicatos

CC.OO. ha tildado de “atentado grave” contra la plantilla de Indra el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la compañía en España y que supondrá el despido de 1.850 empleados, lo que representa un 8,5% de la plantilla en el país.

De acuerdo con el sindicato, Indra, que estaba considerada como modelo de “crecimiento y creación” de empleo en España, pone ahora, “en tela de juicio” su viabilidad y el futuro de su plantilla con la presentación de un ERE en el que pretende aplicar la reforma laboral. Fuentes de CC.OO. han puntualizado a Europa Press que este volumen de recorte de empleo, que han calificado de “alarmante”, “difícilmente” se puede soportar con ningún informe económico.