¿Ha llegado la hora de Bill Cosby? El popular humorista americano, embarcado en un escándalo de abusos sexuales a mujeres de su entorno durante casi 50 años, admitió hace diez años haber conseguido un medicamento, metacualona, con el objetivo de dárselo a jóvenes con las que quería practicar sexo, y que le ofreció uno de estos sedantes al menos a una mujer. Según documentos que cita la prensa estadounidense y obtenidos por The Associated Press.

Cosby llegó a un acuerdo en 2006 para zanjar el caso, pero hoy Cosby, de 77 años, se enfrenta a más de dos docenas de mujeres que le acusan de conductas incorrectas. Algunas de ellas le acusan de haberlas drogado y violado en incidentes que en algunos casos se remontan cuatro décadas atrás. Cosby nunca ha sido condenado y la mayor parte de estos casos están prescritos.

En el caso de Andrea Constand, una empleada de la Universidad de Temple, Cosby prestó declaración jurada en la que reconoció que en los 70 consiguió recetas de metacualona. “Cuando consiguió las quaaludes (el nombre comercial del compuesto en EEUU) ¿sabía que iba a utilizarlos para dárselo a mujeres jóvenes con las que quería practicar sexo?”, le preguntó la abogada. Cosby admitió que sí y Cosby admitió haberle dado a Constand tres medias pastillas de benadryl (un antialérgico), aunque la abogada no aceptó que ésa fuese la droga utilizada. Las otras dos mujeres que testificaron a favor de Costand afirmaron que, conscientemente, habían tomado metacualona.

El caso contra Bill Cosby sigue complicándose, a pesar de que los abogados han intentado retener estos documentos para no revelar detalles de la vida marital, sexual e historial de medicamentos de su cliente, cuya lista de mujeres que le acusan de conductas impropias desde los años 60 se aproxima ya a las cuarenta.

 

Foto: The Worlds Affairs Council en Flickr