El ministro de Economía, Luis de Guindos, se ha mostrado “abierto” a negociar con Grecia las condiciones de un tercer rescate, tras el ‘no’ del referéndum a la última propuesta de la troika, pero ha advertido de que “el tiempo es cada vez más corto” y quedan unos “últimos segundos” para negociar.

“El tiempo cada vez es más corto, estamos en los últimos segundos de esta situación”, ha declarado De Guindos a la prensa en Bruselas, a su llegada al Eurogrupo extraordinario en el que los ministros discutirán si aceptan retomar las conversaciones con Atenas para negociar un tercer rescate, según ha informado Europa Press.

De Guindos ha considerado que el Gobierno de Syriza tiene “todo el derecho” a presentar una petición formal para un tercer programa de asistencia financiera, pero ha advertido de que debe cumplir una serie de “condiciones y pasos” y “ajustarse a las reglas” que existen.

Así, el ministro español ha asegurado que hay “acuerdo” en el seno del Eurogrupo en cuanto a que Atenas “puede pedir” el nuevo rescate y por ello van a “escuchar con atención” lo que exponga el nuevo ministro griego, Euclides Tsakalotos, en su primer encuentro con los socios del euro tras relevar al polémico Yanis Varoufakis.

De Guindos también ha querido subrayar que la salida de Grecia del euro es una posibilidad “que nadie quiere” y que, si bien todas las opciones son “manejables” ésta no está sobre la mesa. “En esta vida siempre hay alternativas manejables, pero lógicamente, no es el escenario central”.

“El Gobierno griego tiene que poner sobra la mesa las condiciones para que eso (el Grexit) se evite. La pelota está en el campo griego”, ha explicado el español. “Pero si vamos a empezar un tercer programa, nosotros estamos abiertos, lleva tiempo”, ha insistido, en alusión a la serie de “condiciones y valoraciones” por parte de las instituciones que se deben cumplir antes de dar ese paso.

Preguntado por si España aceptaría la reestructuración de la deuda que pide Atenas, De Guindos ha eludido posicionarse al indicar que tampoco es una idea sobre la mesa y que no es lo más “importante”, ya que la carga financiera de dicha deuda es “reducida”. “La urgencia está en cómo avanzar en el tercer programa”, ha añadido.