Al menos tres antiguos altos cargos en el Gobierno de Castilla-La Mancha han sido recolocados en los últimos días en puestos de la administración central. Ningún otro presidente autonómico desbancado el pasado 24-M ha logrado colocar a sus antiguos consejeros y viceconsejeros.

En los últimos días, al menos tres antiguos altos cargos del gobierno autonómico de Castilla-La Mancha han pasado a formar parte del Gobierno central. Son antiguos consejeros y viceconsejeros que formaban parte de la primera línea ejecutiva de la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal. El batacazo electoral sufrido el 24-M (la presidenta perdió su mayoría absoluta, lo que ha dado el poder al PSOE) ha supuesto un cambio de caras en buena parte de los ejecutivos regionales, lo que ha dejado a cientos de exconsejeros y viceconsejeros en fuera de juego.

El pasado viernes el Consejo de Ministros aprobó el nombramiento de cinco nuevos altos cargos de la administración central. Entre éstos, estaban Marcial Marín Hellín y Carmen Casero González. El primero era consejero de Educación, Cultura y Deportes en el Gobierno de Cospedal, y pasará a desempeñar el puesto de secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades a las órdenes del nuevo ministro, Íñigo Méndez de Vigo.

Por su parte, Carmen Casero era hasta hace semanas consejera de Empleo y Economía del Gobierno de Castilla-La Mancha. En su nuevo destino trabajará a las órdenes de Fátima Báñez en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, como directora general del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas, un cargo que hasta ahora desempeñaba Miguel Ángel García Martín.

¿Un puesto de dirección en la Agencia de Protección de Datos?

El pasado viernes, el Consejo de Ministros también aprobó el nombramiento de vocales del Consejo Consultivo de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Entre los vocales en su mayoría repetían el cargo, pero se colaba una nueva consejera designada por el Ejecutivo y también procedente del entorno de María Dolores de Cospedal: Se trata de María del Mar España Martí, antigua viceconsejera de Presidencia de Castilla-La Mancha.

Fuentes consultadas por SABEMOS creen que el nombramiento de Mar España Martí como vocal del consejo consultivo de la AEPD es el preludio de su nombramiento como directora general de la Agencia. ¿Por qué? Porque el mandato del actual director, José Luis Rodríguez Álvarez ya cumplió cuatro años el pasado mes de junio, y toca renovación. En el anterior consejo consultivo el director era el único vocal nombrado a propuesta de la Administración Central, como ocurre en esta ocasión con España Martí, que ha sido nombrada a propuesta del Ministerio de Justicia. A esta misma teoría se suman desde la agencia de información legal Lawyer Press, que en un artículo de este lunes apuntan a esta viceconsejera como posible directora de la AEPD.

Victorias políticas en clave interna del PP

Pese a que muchos le daban por muerta –políticamente hablando, claro está- tras el batacazo de las elecciones autonómicas, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha conseguido importantes victorias en las últimas semanas, lo que demuestra que el presidente del partido, Mariano Rajoy, no ha perdido en absoluto su confianza en ella. Tras conservar su cargo en Génova y lograr que Soraya Sáenz de Santamaría saliese en público a elogiar su trabajo, ahora Cospedal se ha apuntado el tanto de dar acomodo en el Gobierno (el terreno de su máxima rival) a sus más fieles colaboradores en la Junta de Castilla-La Mancha.

Esta última victoria es de mérito, sobre todo si se tiene en cuenta que no hay otro presidente autonómico del PP desbancado tras los comicios del 24-M que haya logrado algo parecido. Ni Monago, ni Rudi, ni Bauza, ni Fabra, ni Diego… Ninguno ha conseguido recolocar a sus altos cargos. Y ahora todos (menos a los que se le ha ofrecido un escaño en el Senado) se sientan en la bancada de la oposición de los respectivos parlamentos autonómicos.

La guinda del pastel en la victoria de Cospedal sobre la vicepresidenta del Gobierno ha sido situar a su antigua consejera de Empleo, Carmen Casero González, en el ministerio que dirige Fátima Báñez, una de las más destacadas integrantes de la facción sorayista en el Gobierno. Báñez es amiga inseparable de Soraya Sáenz de Santamaría desde que ambas dirigían la portavocía del Grupo Popular en el Congreso (entre los 2008 y 2011).

FOTO: GOBIERNO DE CASTILLA-LA MANCHA en FLICKR