Los grupos internacionales, el plan con amigos, descubrir nuevas bandas… suelen ser los clásicos motivos por los que acudir a un festival de música. Y entre ellos cada vez toma más fuerza el entorno y descubrir nuevos destinos. Para los que pudieran tener en mente unas ‘vacaciones festivaleras’, aquí algunas interesantes propuestas de eventos europeos que se celebran en lugares que, de otro modo, quizá no entrasen en el perfil de destino veraniego.

No será porque no haya opciones en España. El pasado fin de semana se celebraron hasta una decena de festivales en la península y para el periodo vacacional aún quedan algunas de las grandes citas como el FIB, el Arenal Sound, el Low… Por otra parte, los que piensan en ‘vacaciones festivaleras’ como una buena excusa para traspasar las fronteras, ya habrán pensado en Gran Bretaña, Alemania, Francia, Países Bajos… Pero la realidad es que existen un sinfín más de opciones en lugares de Europa quizá menos habituales que, siguiendo la tendencia actual, cuentan con el entorno como uno de sus máximos atractivos. Algunas en lugares recónditos, otras en capitales que se alejan de los clásicos destinos turísticos… Aquí algunas opciones bastante atractivas:

Traena Festival (Noruega), 9-11 de julio. 145 euros.

Una fiesta de tres días en una isla noruega de 400 habitantes al borde del círculo Ártico mientras los efectos del hjemmebrent (un licor que se destila en las casas ilegalmente) te hace preguntarte qué demonios haces allí… Ese entorno es el que vende solo a este insólito Traena Festival, que ‘The Guardian’ bautizó como ‘el festival más remoto del mundo’. El cartel está repleto de artistas nórdicos por descubrir para el gran público pero… ¿acaso un grupo de moda no le quitaría encanto al plan? Eso sí, ojo con los precios. Para llegar se necesita al menos avión y barco. Además Noruega, lo que se dice barata no es.

EXIT (Novi Sad, Serbia), 9-12 de julio, 122 euros

Si la primera propuesta parece demasiado remota (o simplemente fuera de tus posibilidades económicas), el EXIT es todo lo contrario, pero sin perder el encanto. Este ya veterano festival que nació hace 15 años como evento-protesta contra el régimen de Milosevic, se celebra en la fortaleza de Petrovaradin en Novi Sad y ha sido premiado como el mejor festival de Europa. Además, el plan no es excesivamente caro. Según un estudio realizado por el portal de viajes skyscanner (eso sí, en marzo) y poniendo como origen Madrid, el EXIT era el macrofestival más barato de Europa (hay packs con viaje, alojamiento y entrada por unos 230 euros). ¿Quién toca? Pues el evento se divide en dos, uno con un perfil más guitarrero (Motorhead, Eagles of death metal…) y otro electrónico (The Prodigy, Faithless…).

Colours Festival (Ostrava, República Checa), 16-19 julio, 92 euros

El Colours se celebra en unos antiguos hornos de Ostrava que son Patrimonio Europeo. Su formato es de macrofestival, aunque el plan puede salir más económico de lo que pueda parecer. Y el cartel contiene bombazos como Bjork, acompañada de nombres interesantes como José Gonzalez, Swans, Kasabian… En la programación también hay espacio para el teatro, el cine, la poesía, mesas redondas… aunque de cara más al público local.

Into the Valley (Dalarna, Suecia) 31 julio-1 agosto, 180 euros

Este verano debutará esta original y remota propuesta que promete música electrónica de calidad en un entorno impresionante. El escenario se construye en una antigua cantera a la que el apelativo de escenario natural se queda corto. Por él pasarán reconocidos Dj’s como Richie Hawting, Ricardo Villalobos e incluso representantes españoles como John Talabot. Dos (o tres) vueltas de tuerca a las clásicas fiestas veraniegas.

Tauron (Katowice, Polonia), 20-23 de agosto, 68 euros

Si lo que estás buscando es pegarte un fiestón inolvidable para cerrar el verano, el Tauron te ofrece una propuesta que quizá te convenza para hacerlo en tierras polacas: una rave en una mina de carbón abandonada del siglo XIX. Su primera edición se celebró en 2006 y la organización se congratula de haberse convertido en “una de las mecas de la música contemporánea”.  El hip-hop de Tyler The Creator, la electrónica de Jeff Mills o Autechre… en un plan económico (se venden packs con alojamiento entre 100 y 130 euros). Y, desde luego, una historia diferente que contar cuando a la vuelta te pregunten en el trabajo: “¿Has hecho algo este verano?”