Al menos 44 personas murieron esta pasada noche como consecuencia de la explosión de dos bombas en la ciudad de Jos, en el centro de Nigeria, según han informado fuentes oficiales citadas por la BBC .

Al menos 23 de las víctimas fallecieron en un restaurante y los otros 21 en una mezquita, según ha informado la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias de Nigeria (NEMA). Aparte, al menos 47 personas están siendo atendidas de sus heridas. Las autoridades siguen recabando datos y las cifras de víctimas podrían aumentar.

Ningún grupo armado ha reivindicado de momento estos atentados. El grupo islamista Boko Haram ha perpetrado numerosos ataques en Jos, pese a no encontrarse esta ciudad en el noreste del país, escenario habitual de sus operaciones.

Según el corresponsal de la BBC, el atentado contra el restaurante fue cometido con una bomba colocada previamente, mientras que el de la mezquita fue perpetrado mediante un acto suicida precedido por un tiroteo.

El objetivo de este segundo atentado pudo ser el imán de la mezquita, Sheikh Muhammad Sani Yahya Jingir, que estaba predicando en ese momento. El imán se ha significado desde 2010 por sus sermones contra Boko Haram. Al igual que en otros ataques anteriores, ha sobrevivido al atentado de ayer.

Estas explosiones se suman a los numerosos atentados terroristas perpetrados en los últimos días, que han causado la muerte de más de 200 personas. El pasado mes de febrero, al menos 15 personas murieron en Jos a causa de una serie de atentados atribuidos a Boko Haram. Dos meses antes, en diciembre, perdieron la vida otras 30 personas por los mismos motivos.