El seleccionador español ya tiene su lista de 17 candidatos para participar en el próximo Eurobasket que se celebrará este verano entre el 5 y el 20 de septiembre. Hay novedades esperadas (Mirotic, Ribas, Hernangómez…) y algunas bajas inesperadas, pero el equipo tiene centímetros y talento de sobra para cumplir el objetivo: la clasificación para los JJOO.

El seleccionador español de baloncesto, Sergio Scariolo, dio a conocer el pasado martes la lista con los 17 jugadores que formarán parte de la preselección con la que preparar el Eurobasket que se disputará entre el 5 y el 20 de septiembre en cuatro países (Francia, Alemania, Letonia y Croacia). De estos 17, la plantilla que competirá definitivamente la compondrán 12 jugadores.

Scariolo vuelve a dirigir la selección después del experimento fallido de Juan Antonio Orenga, que si bien logró una medalla en el anterior europeo de 2013, fracasó el pasado año al caer en cuartos de final ante una selección francesa muy menor y plagada de bajas. La llegada del italiano viene a recomponer un equipo en el que los jugadores habían llegado a tener un poder quizás excesivo, lo que en un momento dado se tradujo en repartos de minutos de juego inadecuados, excesiva relajación y limitada mentalización competitiva.

Con el nuevo-viejo seleccionador (con el que se han ganado dos eurobasket y una medalla de plata en JJOO en cuatro años) se pretende retomar este hambre y tensión por competir. Materia prima tendrá de sobra (una plantilla con seis jugadores que juegan o han jugado en la NBA) por lo que será clave sobre todo recuperar sensaciones y armar una buena preparación con la que llegar en forma a la ronda de eliminatorias. Pero, ¿en qué momento llegan los jugadores? ¿Qué podemos esperar de cada uno de ellos? Un breve repaso:

Los jugadores uno a uno

  • Pau Gasol: El mejor jugador español de baloncesto de todos los tiempos anunció hace semanas su intención de responder a la llamada de la Selección, y a pesar de sus 34 años el seleccionador no se lo pensó ni un momento. No es para menos: Quizás Pau ha perdido parte de la explosividad y potencia con la que contaba en su momento de máximo apogeo. Pero esta versión veterana de Gasol le da para ser aún así uno de los tres mejores jugadores de Europa de largo. Viene de hacer una temporada excelente en lo númerico en Chicago (muchos puntos y rebotes, titular en el All-Star…) pero quizás un tanto agridulce por como acabó, con la eliminación de los Bulls en segunda ronda ante Cleveland. Sea como sea, Pau ha decidido competir para España un verano más y ganarse la plaza en unos nuevos (¿los últimos?) Juegos Olímpicos. Es de esperar que lidere al equipo en ambos lados de la cancha, que sea la primera opción de ataque y que sus largos brazos se lo pongan muy difícil a los pívots rivales en defensa. Puede formar dos parejas letales durante el Eurobasket con su hermano Marc y con su compañero Niko Mirotic.
  • Marc Gasol: Si la temporada de Pau ha sido brillante en lo individual, a un nivel aún más alto ha estado su hermano Marc, que acabó siendo incluido en el mejor quinteto del año y que ya es considerado uno de los mejores pívots de la competición. Líder y jugador fundamental en un equipo tan sólido como Memphis Grizzlies, Marc añadió a su excelente repertorio defensivo (colocación, inteligencia, intimidación…) un arsenal mejorado en ataque, merced a un mayor atrevimiento por su parte y a una sustancial bajada de peso, que le reportó mayor velocidad a su juego. A punto de firmar una renovación que le situaría entre los jugadores mejor pagados de la liga, Marc Gasol pasa actualmente por el mejor momento de su carrera, y esto ha de transmitirse en teoría al juego de la selección, un equipo donde hasta el momento ha brillado, pero quizás no al máximo de su potencial (salvo tal vez el europeo de 2013). ¿Dará este paso que le confirme como uno de los mejores entre los mejores este año?

  • Nikola Mirotic: Menudo papelón se le presentó a Sergio Scariolo hace unas semanas cuando apenas unos días después de que Mirotic confirmase su intención de jugador con España el otro nacionalizado de la Selección, Serge Ibaka, anunció públicamente que él también quería acudir al Eurbasket. ¿A quién elegir? Ambos son jugadores de élite en la mejor liga del mundo, ambos ocupan la posición de 4 y ambos aportan soluciones tácticas sin parangón respecto al resto de selecciones. ¿La movilidad y el tiro exterior de Mirotic o la fuerza y la intimidación de Ibaka? ¿El debutante o el ya conocido? Finalmente la Federación ha optado por convocar a Niko (una jugada con la que ya le vinculan ad eternum a España) y podremos por fin ver al ala pívot de los Bulls en acción con la selección. Su temporada de rookie ha sido positiva en general, con momentos especialmente brillantes (en los que fue incluso titular) y otros no tanto, como unos playoffs en los que Thibodeau dejó de contar prácticamente con él. Rápido, listo, alto y con un tiro exterior letal, las posibilidades que aporta Niko a España no se veían desde los tiempos del mejor Garbajosa. Su capacidad para dar descanso tanto Pau como a Marc será clave, así como su capacidad de abrir el campo y espacios. Espero mucho de él.

  • Felipe Reyes: Si tienes 35 años y, cuando se suponía que tu carrera iba hacia debajo, resulta que te nombran mejor jugador de la ACB y te coronas campeón de la Euroliga siendo una de las piezas clave, hay dos opciones: o eres muy grande, o eres muy grande. La temporada de Felipe Reyes ha sido de las mejores de su carrera y, aunque parezca mentira, el cordobés no para de progresar y mejorar. Tras retirarse años atrás de la Selección, Felipón ha regresado gustoso, y a buen seguro que Scariolo encontrará forma de sacarle un buen partido. No es difícil, ya que Reyes se ha caracterizado por aportar esfuerzo y talento tanto cuando ha dispuesto de muchos minutos como cuando sus apariciones han sido más testimoniales. Un valor seguro 15 años después de debutar en la selección.

  • Willy Hernangómez: El joven por el que (para muchos) pasa el futuro juego interior de la Selección Española post-Gasol, debutará como jugador de la absoluta si finalmente Scariolo le convoca. Todo parece apuntar a que sí, ya que la FEB tiene puestas unas grandes esperanzas en este pívot de entre 208 y 210 centímetros de altura, quien para colmo ha completado una excelente temporada en el Baloncesto Sevilla: ha promediado más de 10 puntos y más de seis rebotes por partido formando una de las parejas interiores más ilusionantes de la ACB junto con el letón Porzingis (recién contratado por New York Knicks tras haber sido seleccionado en cuarta posición del draft, en la que Willy fue seleccionado en el puesto 35 también por NYK). Hernangómez es grande, rápido y fuerte (o todo lo grande, rápido y fuerte que puede ser un pívot en España que no se apellide Gasol), por lo que más nos vale que vaya asumiendo minutos y responsabilidades en un equipo que probablemente dentro de unos años exija mucho más de él. Gran parte del futuro de España pasa por él, pero por el momento su presente pasa por adaptarse al equipo y aprender de los excepcionales compañeros de equipo.

  • Víctor Claver: Casi sin darnos cuenta, Víctor Claver ha dejado de ser una de las (tantas) eternas promesas del baloncesto español. Ahora tiene 26 años y para cuando se dispute el Eurobasket habrá cumplido ya los 27 años, una edad en la que no digo que sea imposible progresar y dar el salto, pero sí muy improbable. Y lo cierto es que Claver, por lo que sea, no ha llegado a cumplir las mejores expectativas que se habían generado respecto a su juego y su carrera. Dotado de un físico casi sin parangón en Europa (un 3-4 de 207 centímetros con potencia, coordinación y movilidad), quizás la falta de suerte, carácter competitivo o entornos favorables han situado el nivel de Víctor por debajo de lo que se le presumía. Su año ha sido, por lo demás, de lo más extraño: empezó la temporada sin apenas jugar en Portland, para meses después acabar siendo traspasado a Denver y cortado, lo que le llevó a firmar un contrato con el Khimki de la liga rusa, donde completó una temporada discreta (7,1 puntos y 4,9 rebotes en 20 partidos). Aún así, su talento da de sobras para estar incluido en la convocatoria de la Selección, donde poco a poco se ha ido ganando algo de presencia: en el anterior europeo, sin llegar a brillar sí que fue un puntal en defensa y rebote. Con que volviera a aportar lo mismo en los minutos que juegue, me daría por satisfecho.

  • Pablo Aguilar: Otro jugador en una situación similar a la de Claver. Con 26 años cumplidos en febrero, no es una promesa baloncestísticamente hablando, y cabe pensar que su progresión se ha completado ya en gran parte. ¿Y qué tenemos de aquel Aguilar que apuntaba a ser uno de los cuatros abiertos dominantes en Europa? Pues mucho menos, lo digo con pena. Su temporada en Valencia no ha sido buena (tampoco desastrosa), con bajos promedios de puntos (seis por partido) y de acierto en el triple (35%). Si finalmente es uno de los convocados por Scariolo debería aportar precisamente eso, así como una alta intensidad defensiva y la posibilidad de abrir el campo con su amenaza en el triple. En muchas ocasiones la convocatoria de la Selección ha actuado como acicate y oportunidad de dar un salto adelante a los jugadores. Espero de veras que Pablo pueda ser uno de esos casos, porque es capaz de aportar mucho más.

  • Dani Díez: El caso de Dani Díez es completamente distinto. Es uno de los jóvenes valores (22 años) que viene pisando más fuerte. Esta temporada ha sido elegido mejor jugador joven de la ACB jugando para el Guipúzkoa Basket y se ha culminado con la selección en el draft de la NBA por los Utah Jazz (puesto 54, aunque le traspasaron a Portland). Es probable que el Madrid le repesque, aunque nada como una actuación decente con la Selección le ayudaría para conseguir ese objetivo. ¿Qué puede sumar hoy a la selección? Dependerá del atrevimiento de Scariolo, pero como mínimo un gran físico y tiro de 3 en la posición de alero. Es otro de los líderes del futuro, así que contar con él ya como una pieza útil es también una inversión a largo plazo.

  • Xavi Rabaseda: El escolta-alero catalán ha firmado una temporada correcta en Estudiantes, sumando nueve puntos por partido, y (sobre todo) con unos porcentajes bastante aceptables. Así, Rabaseda, un jugador que desde categorías inferiores ha formado parte de la FEB, puede formar parte de la lista definitiva. Lo tiene muy difícil, en mi opinión, porque compite contra jugadores o con más peso específico o que han competido a un nivel más alto. Aún así, su participación vendría acompañada de garra, lucha, alley oops espectaculares y, por qué no, algún triple.

  • Fernando San Emeterio: Si la temporada de Rabaseda ha sido buena, mejor aún ha sido la de Fernando San Emeterio, uno de los jugadores ya clásicos de la Selección durante los últimos años (aunque con pocos minutos debido a su competencia con jugadores como Navarro, Rudy o, incluso, Calderón). Con más de 12 puntos por partido y un 45% en el tiro de tres, Saneme puede haber completado una de sus mejores temporadas en lo individual. No tanto en lo colectivo, ya que lejos quedan aquellos años en los que el Baskonia competía por ganar la ACB. Si finalmente Fernando acaba incluido en los 12 de España alternará la posición de dos con la de tres, y en función de la emergencia de otros exteriores como Abrines o Ribas, podría incluso gozar de más minutos que en anteriores citas. Por confianza no será, ya que está en un momento de madurez en su carrera.

  • Alex Abrines: Solo tiene 21 años pero (como le ocurrió en su momento a Ricky Rubio) parece ya casi un veterano. Pero no es así; de hecho, esta es casi la primera temporada en la que Alex Abrines ha podido mostrar de una forma más o menos regular su verdadero talento. Que es mucho: Abrines ha de ser el próximo gran jugador exterior que mantenga el excelente nivel de una saga que empieza con Emiliano, sigue con Brabender, luego Epi y Villacampa, además de Herreros, Navarro y Rudy. Alex Abrines forma parte de esta liga, por talento y condiciones, aunque tiene que demostrarlo. El año pasado debutó (con momentos brillantes) en la Selección, y este año podría ser el de la consolidación, al igual que lo ha sido en el Barça, a pesar de los momentos guadianescos vividos con un incomprensible Xavi Pascual. Un tiro exterior solo al alcance de los privilegiados, buena lectura de juego, agilidad… las condiciones de Abrines hacen que solo el cielo sea su límite. ¿Explotará este talento en el Eurobasket?

  • Pau Ribas: Pau Ribas, a sus 28 años, vive el mejor momento de su carrera, pleno de madurez y conocimiento del juego. Eso se ha reflejado en su juego: 11 puntos por partido en un Valencia Basket que ha sido casi la única alternativa (junto con Unicaja) al poder hegemónico de Barça y Madrid. Tanto en la posición de base como en la de escolta Ribas es uno de esos jugadores con los que nunca te equivocas, ya que suman constantemente o, como mínimo no restan. Si en algún momento hubo un momento para Ribas en la Selección, ése es este Eurobasket.

  • Sergio Llull: Cuando Llull fichó por el Madrid, procedente del Manresa (donde era el tercer base) pocos entendieron qué carajo hacían los blancos. Hoy nadie duda de que estamos ante uno de los grandes bases de Europa, un jugador que si no está probando ya la aventura NBA es porque no quiere. Así de claro. Éste ha sido su año: MVP de las finales ACB, excelente euroliga… lo de este año ha sido la confirmación de que Sergio es un base con todas las letras, capaz de una buena lectura de juego (no como antes, que adolecía de un cierto alocamiento). Ante las bajas de Calderón y Ricky Rubio es de esperar que este año esté en cancha muchos minutos. ¿Logrará convertirse en un jugador tan importante como lo ha sido para su club esta temporada?
  • Rudy Fernández: Poco se puede decir de uno de los grandes jugadores de la historia de la Selección. Presente en todas las convocatorias desde los Juegos Olímpicos de 2004, Rudy es un jugador hoy por hoy esencial para España, por su acierto en el tiro exterior, su capacidad defensiva y el hecho de que es uno de los jugadores internacionales más capaz de sumar constantemente a ambos lados de la cancha. A pesar de su ascendente en el equipo, sus problemas de espalda cada vez le tienen más limitado, lo que ha acabado por mostrar una versión de Rudy que si bien le sirve para destacar en la élite, no es la de sus mejores momentos (año 2008). Aún así, cualquier posible éxito de España en este Eurobasket necesitará que el mallorquín cumpla con un papel cuanto menos digno.

  • Quino Colom: Quizás la mayor sorpresa de la pre-convocatoria. El andorrano de nacimiento Quino Colom ve justo reconocimiento a su buena temporada con una plaza entre los 17 convocados de Scariolo. Lo bueno y malo del Bilbao Basket pasa en buena parte por sus manos, y su excepcional capacidad para dirigir y marcar el ritmo más adecuado. Un jugador que ha participado con la selección en categorías inferiores pero hasta ahora no se había estrenado. Tanto si es finalmente incluido entre los 12 como si no, sus opciones de jugar muchos minutos son escasas, en mi opinión: la sombra de los dos sergios y Ribas es muy alargada.

  • Sergio Rodríguez: La temporada pasada fue uno de los mejores bases de toda Europa, y mantener ese nivel era como mínimo complicado. Más aún si su compañero en el puesto de base, Sergio Llull, da un paso adelante y se sitúa como jugador total del Real Madrid. A pesar de todas las dificultades, la temporada del tinerfeño no ha sido ni mucho menos mala; al contrario, como mucho ha sido menos brillante en lo individual, pero gloriosa en lo colectivo: ACB, Euroliga… y todos estos títulos siendo uno de los puntales del equipo. Porque aunque salga desde el banquillo, el Chacho es una suerte de Papalouckas con barba y acento canario: un jugador que sale para revolucionar con su imparable genialidad los partidos. Y para esa labor le ha traído Scariolo.

  • Guillem Vives: Tras varios años de formación acelerada en su club de origen (el Joventut), Guillem Vives fichaba esta temporada por un contender: el Valencia Basket. A pesar de que estadísticamente ha bajado en sus prestaciones, lo cierto es que su juego ha seguido progresando, siendo en ocasiones todo un líder en la cancha. A pesar de tener apenas 22 años, es uno de estos jugadores que parecen tener sangre de hielo, ya que los momentos calientes no parecen afectarles; al contrario. Que Scariolo le haya convocado para contar con él desde ya, o bien para que vaya conociendo la selección está por ver.

FOTO: FEB en FLICKR Imagen | ‘thenypost.wordpress.com‘ / ‘periodicodeibiza.com