Un estudio acaba de demostrar que el 8% de las cuentas en Instagram son falsas y que cerca del 30% se encuentran inactivas. Esto ocurre en más redes sociales propiciado por la compra de seguidores y la constante búsqueda por aumentar el número de éstos.

Los “me gusta” en Facebook o Instagram son todo un valor, cuantos más tengamos mejor, al igual que ocurre en Twitter con los retuits y con el número de seguidores. Tener a mucha gente detrás que comenta tus publicaciones, aunque solo sea en forma de molestas cuentas spam, y te haga “like”, es algo que gusta a las marcas, y por ello en Instagram vemos como muchos usuarios se convierten en verdaderos embajadores de determinados productos y firmas.

Aunque esto no solo tiene que ver con gente anónima que de un día para otro se convierte en “la más popular del insti”, pues los famosos también tienen un gran ejercito de seguidores zombies a los que agradecer que sus números en las redes sociales alcancen increíbles cifras. Detrás del gran número de followers que muchos usuarios tienen en Instagram, Facebook o Twitter, existe una realidad que indica que gran parte de ellos son simples bots, no personas reales.

En Instagram el 7,9% de cuentas son falsas y un 29,9% están inactivas

Un grupo de investigadores monitorizaron más de 10,2 millones de cuentas de Instagram, entre las que se encontraban nombres como el de los conocidos Taylor Swift y Justin Bieber, para estudiar el comportamiento de los instagrammers durante un mes. Lo que se encontraron fue que el 7’9% de los perfiles que componían su muestra funcionaban como robots y que el 29,9% de los usuarios eran inactivos, o lo que es lo mismo, su actividad era menor a la publicación de una foto o vídeo al mes.

Teniendo en cuenta estos datos, las marcas no conocen el número de seguidores reales por lo que su apuesta en publicidad no termina de ser del todo segura.

En diciembre Instagram intentó acabar con el problema de las cuentas falsas eliminando una gran cantidad de perfiles, algo que algunos usuarios no se tomaron muy bien ya que su número de seguidores bajó de forma notable, mientras que otros celebraron la eliminación de esos perfiles que les bombardean con sus comentarios spam.

La investigación también determinó el comportamiento de los robots que controlan las cuentas: suben unas 6 fotos o vídeos al día y siguen alrededor de 46 perfiles por cada uno de sus seguidores.

Instagram cuenta ahora con unos 300 millones de usuarios mensuales activos. Aunque ante estos datos que eliminan a aquellas cuentas que no hacen un uso continuado de la red social también debemos de ser cautos, pues lo cierto es que cada vez los bots consiguen parecer más reales logrando colarse entre estas cifras. 

En Facebook y Twitter también saben lo que son las cuentas falsas

Quien también intentó acabar con los perfiles inactivos que de su red en marzo fue Facebook. Para ello eliminó de sus “páginas” los “me gusta” de las cuentas que tenían poca actividad, ya que era la única forma de conseguir cifras sobre la audiencia real de las “páginas”. De este modo se redujo notablemente el número de seguidores pero podríamos decir que aumentó la calidad de los mismos, pues los bots y cuentas inactivas quedaron fuera de la contabilización de “me gustas”. Si miramos a los usuarios falsos, vemos que la red social cuenta con alrededor de 170 millones de cuentas que no son reales.

Ahora Facebook cuenta con unos 1.440 millones de usuarios activos según recoge en un informe publicado en abril de este año, por lo que quizás comparando los datos no nos parezca tan alarmante en número de perfiles zombie que encontramos en la red. Pero lo cierto es que es todo un problema del que muchos sacan partido, pues esas cuentas que no corresponden a una persona real son vendidas y compradas generando un gran negocio. Existen cuentas con una gran cantidad de seguidores que han sido comprados que lo que hacen es dejar constancia de la influencia del perfil seguido cuando esto no es real, pero solo es necesaria esa apariencia para que otros usuarios comiencen también a seguir al que ha comprado los “me gusta”.

Tras la eliminación de cuentas de Facebook e Instagram, Justin Bieber perdió 3,5 millones de seguidores

Los personajes famosos compran seguidores, sino ¿cómo explicar que tras le eliminación de perfiles falsos y cuentas inactivas que Instagram y Facebook realizaron Justin Bieber perdiese unos 3,5 millones de fans? Compran seguidores y los seguirán comprando, ya que la influencia en las redes sociales ahora tiene mucha importancia, y a pesar de que se cierren cuentas falsas siempre seguiran apareciendo otras nuevas.

Twitter tiene unos 300 millones de usuarios, de entre los que según indican solo el 5% pertenecerían a cuentas falsas, pero lo cierto es que en 2014 cerca de 23 millones de perfiles en la red social eran falsos.

No hace mucho Mariano Rajoy vivió una invasión de cuentas falsas que hizo que el número de seguidores de su cuenta de Twitter pasara de 517.000 a 867.000 en tan solo un mes, de agosto a septiembre. Lo más curioso es que estos últimos followers eran árabes y tenian poca actividad en su perfil, todo un ejemplo de seguidores generados por bots.

¿Cuánto valen las cuentas zombie?

Viendo la gran cantidad de usuarios controlados por robots que viven en las redes sociales, cabe preguntarse cuánto puede costar hacerse con un buen puñado de ellos para engordar nuentro número de seguidores. Tan solo tenemos que acceder a páginas como Fastfollowerz en las que se nos muestra un amplio catálogo de paquetes de usuarios que pueden comenzar a seguirnos por diferentes precios. 

Por tan solo 5 dólares podemos hacernos con hasta 100 seguidores en Twitter o Instagram, del mismo modos que si pagamos 19 dólares podemos conseguir 250 suscriptores en nuestro canal de Youtube. En Facebook, 1000 “likes” serían casi 30 dólares, mientras que si lo que quieres es tener 100 “me gusta” en Instagram solo tienes que desembolsar 3 dólares. 

Imagen | Ksayer1 en Flickr