Seguramente no habrá lugar para Scandal en la Historia de las series de televisión. Dentro de unos años nadie sabrá quién es Olivia Pope. Pese a todo, se trata de una serie entretenida, llena de acción e intriga que merece la pena desde el primer capítulo.

De acuerdo, si eres fiel seguidor (e incluso amante confeso) de House of Cards o El ala Oeste seguramente no te interese Scandal lo más mínimo. Ojo: no tiene nada que ver y todo puede ser complementario, pero de un tiempo a esta parte cada vez hay mayor pureza en seguir contenidos de calidad (por los fans) y el espectador se ha vuelto muy exquisito.

No se trata de engañar a nadie. Scandal no tiene la calidad fotográfica de House of Cards o su nivel interpretativo. Tampoco está a nivel de concreción política de El ala Oeste. De hecho, cualquier comparación de Scandal con estos dos dinosaurios del entretenimiento televisivo queda reducido a la nada. La serie creada por Rhonda Shimes (Anatomía de Grey, Sin cita previa) es pura ficción de consumo rápido, fácil digestión y grandes dosis de suspense. Que nadie busque (o espere) interpretaciones nominadas al Emmy o una trama que será recordada en la historia televisiva.

Se trata de una abogada (Olivia Pope) que junto a su equipo resuelve toda clase de problemas de políticos, empresarios y gente famosa. Toda clase de problemas. Desde asesinatos a escándalos sexuales pasando por direcciones de campaña electoral. Pope se encarga de resolver problemas.

Con todo esto, no hay ningún motivo real para no ver Scandal. Todo lo contrario, aquí se ofrecen cinco motivos por los cuales se debería ver:

Adicción, pura adicción

De momento hay cuatro temporadas con 7, 22, 18 y 22 capítulos respectivamente. La construcción de la historia empuja al consumo masivo de capítulos sin sucesión de continuidad. El hecho de que sean tramas paralelas que se cursan durante varios episodios provoca que no haya ningún momento bueno para dejar de verla.

Trama transversal

Enlazando con el primer punto, que haya una trama unitaria durante las tres últimas temporadas que se enlazan con argumentos intracapítulo, que a su vez tienen relación con esa historia global, hace que no haya momentos de pausa o episodios poco trascendentes. Hay capítulos de una historia donde empieza y acaba la trama. Al más puro estilo sitcom. Pero nunca olvida los personajes, los va recuperando, los margina, los expone, los aturde, juega con ellos para ofrecer al espectador una variedad en el reparto que te hace empatizar con más de uno.

Kerry Whasington

A nadie se le puede escapar que Scandal es Kerry Whasington y viceversa. La actriz, que salvo su papel en Django no ha tenido gran proyección en el cine, consigue hacer cómplice al espectador de todos sus sentimientos, de ella misma. Quizá a veces sus estridencias pueden sacar de quicio, o ese papel de niña enamoradiza, pero en líneas generales su actuación en Scandal es explosiva. Pura dinamita basada en elegancia, erotismo, vestidos caros e incluso una bipolaridad que hace gracia.

Política, pero lo justo

Una vez más, no, Scandal no es ni House of Cards ni El ala Oeste. Pero su trama es principalmente política, y al igual que estas dos series, Scandal se centra en los líos de Whasington, la relación con los medios, los grupos de presión, las votaciones del Congreso… es decir, sin un registro tan formal como las otras, sí ofrece una perspectiva de lo que es la política estadounidense. Sobre todo hay una gran incidencia en la manipulación mediática a nivel político y cómo se mueven los hilos de poder, siempre el poder.

Intriga y suspense

Scandal es una serie de giros inesperados. Muchas veces piensas en lo que va a ocurrir, y aunque sabes que va a ocurrir algo, siempre termina en sorpresa. Esa es su magia, su capacidad de alimentar cada final de capítulo con la expectación para ver el siguiente. Puro producto de consumo, sí, pero un producto magnífico.

Temporada 5

Ante muchas idas y venidas, e incluso rumores de que no iba a seguir la serie, finalmente la ABC ha comunicado que para finales de septiembre se emitirá el primer capítulo de la 5ª temporada. Hasta entonces toca esperar.