El consejo de administración de la inmobiliaria rechaza la opa del magnate mexicano (como ya hizo hace unos meses con la oferta de Hispania) al considerar que el precio que ofrece no es razonable.

Realia parece dispuesta a hacerse de rogar. O a hacerse valer. El consejo de administración de la inmobiliaria ya rechazó el pasado marzo la oferta pública de adquisición (opa) lanzada por Hispania, la socimi en la que participa George Soros, a un precio de 0,49 euros por acción. Y ahora hace lo propio con la contraopa que presentó uno de sus principales accionistas, el magnate mexicano Carlos Slim, a razón de 0,58 euros por título, lo que suponía valorar el grupo en 187 millones de euros.

El consejo de Realia ha emitido hoy un informe, basado en un análisis de Nomura, en el que considera que el precio que ofrece Slim, a través de su inmobiliaria Carso, “no es razonable para los accionistas desde una perspectiva financiera”, aunque valora que la contraprestación ofrecida esté un 18% por encima de lo que ofrecía Hispania.

Según la inmobiliaria, la oferta no se ajustaría a los diversos criterios que se utilizan comúnmente para fijar un precio equitativo para la acción de la compañía (hoy cotiza a 0,69 euros, por encima de la opa y también de la contraopa) y recuerda que el propio Slim no ha presentado un informe que justifique el precio ofrecido (aunque al tratarse de una oferta voluntaria ese informe no sería preceptivo).

Realia tiene como principal accionista a FCC, que cuenta con un 36,8% del capital, y que ya ha confirmado en varias ocasiones que no está dispuesto a desprenderse de su participación en la inmobiliaria y no atenderá pues ninguna de las dos ofertas de compra con que cuentan los accionistas del grupo. Por su parte, Carlos Slim es el segundo mayor accionista, con un paquete representantivo del 24,9% que compró directamente a Bankia por 44 millones (a razón de esos mismos 0,58 euros por título que ahora ofrece al resto de socios).