El sector hotelero español anda en pie de guerra contra la competencia (a su juicio, desleal) de las viviendas de uso turístico. Pero algunas cadenas han decidido unirse al enemigo y aprovechar el boom. En España abrió camino RoomMate con el lanzamiento de su propia red de alquiler, BeMate. Ahora gigantes como Hyatt o Wyndham se unen al capital de start ups que son rivales directos de Airbnb.

En los últimos meses, la escalada de tensión entre el sector hotelero español y el del alquiler vacacional no ha dejado de recrudecerse. Los hoteleros patrios denuncian la competencia desleal del boom de viviendas para uso turístico, que pueden ofrecer mejores precios a los inquilinos al no tener que cumplir con las estrictas normativas a las que están sujetos los alojamientos reglados.

La patronal hotelera Cehat y el lobby Exceltur (que agrupa a una treintena de las mayores empresas turísticas del país) denuncian, además, que la mayoría de los propietarios de viviendas en alquiler vacacional no cumplen las pocas normas que regulan su actividad, allá donde las hay; y que el sector del alquiler es un gran foco de fraude fiscal y economía sumergida; y que la concentración de pisos turísticos genera problemas de convivencia y expulsa a la población local de algunos barrios; y que… y que…

El boom del alquiler turístico en España es un hecho. Como lo es en Francia, y en Estados Unidos, y también en Reino Unido, y… Las plataformas online de alquiler como Airbnb, Homeaway, Wimdu o Niumba han creado un escaparate global para la oferta de viviendas de alquiler para el turista internacional. Y, con ello, el negocio de los hoteles y otros alojamientos reglados se viene resintiendo por la proliferación de otro producto, de otras características, con mejor precio… y también sustitutivo.

Pero algunos hoteleros están haciendo bueno aquello de si no puedes con tu enemigo…, y exploran su incursión directa en el negocio del alquiler. En lugar de batallar con el nuevo (y peligroso) competidor, algunas cadenas están optando plantarle cara de igual a igual y por entrar también en el negocio del alquiler.

Sarasola abrió camino

A finales de 2014, Room Mate, el grupo hotelero de Kike Sarasola, abrió camino en España y lanzó su propia plataforma de alquiler de viviendas de particulares. La compañía lanzó BeMate, una red de reservas de apartamentos en diferentes ciudades españolas, europeas y americanas con la que competir directamente con Airbnb. Y que tiene como característica diferencial que ofrece a los inquilinos la posibilidad de recibir en esos apartamentos algunos servicios propios de un hotel (conserjería, consigna de maletas, entrega de llaves en un hotel cercano…)

Otros grupos hoteleros españoles (de momento sólo en privado, de momento off the record) reconocen estar estudiando activamente sumarse al sector del alquiler turístico. Las fórmulas que se analizan por estas compañías hoteleras van desde la creación de sus propias plataformas, como ha hecho Room Mate, a la entrada en el accionariado de alguna de las ya existentes o incluso a la reconversión de parte de su oferta de alojamiento en apartamentos turísticos para contar con una oferta adicional. En los próximos meses se verá si alguna de estas iniciativas finalmente se pone en marcha.

Gigantes internacionales

Esta misma semana, el Financial Times reveló que dos grandes grupos hoteleros internacionales como Hyatt y Wyndham se han incorporado al sector del alquiler con su entrada en el capital de diferentes start ups. Hyatt ha entrado en el capital de Onefinestay, una plataforma que compite con Airbnb, pero que centra su oferta de alojamiento en el segmento de lujo y la alta gama. Y, por su parte, Wyndham (matriz de Travelodge, Ramada y que explota la marca Tryp, antigua enseña de Meliá) también se ha incorporado al accionariado de LoveHomeSwap, una red online para el intercambio de viviendas entre suscriptores.

Y en el sector hotelero, patrio e internacional, se da por hecho que iniciativas similares se irán repitiendo en los próximos años.