El Sí supera ligeramente al No a sólo dos días que de que se celebre en Grecia el referéndum sobre la propuesta de acuerdo presentada por los acreedores.

Según una encuesta del instituto demoscópico Alco para el periódico Ethnos, y recogida por Efe, en 44,8 % de los griegos respalda el , y apoya, por tanto, la propuesta de acuerdo presentada por los acreedores, frente al 43,3 % que lo rechaza. 

Por otra parte, la BBC ha publicado el texto exacto de la pregunta que figurará en las papeletas de la consulta del 5 de julio:

 

“¿Debería ser aceptado el plan de acuerdo que fue presentado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional ante el Eurogrupo el 25.06.2015 y que se compone de dos partes, que constituyen su propuesta unificada?

El primer documento se titula Reformas para el término del programa actual y más allá y el segundo Análisis preliminar de la sustentabilidad de la deuda.

No se acepta/No

Se acepta/Sí”

 

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha advertido este viernes de que la posición del Gobierno de Syriza en la negociaciones para un nuevo rescate quedará “dramáticamente debilitada” si este domingo gana el ‘no’ en el referéndum griego.

“Si los griegos votan ‘no’, la posición griega quedará dramáticamente debilitada”, ha asegurado Juncker, tajante, en una rueda de prensa en Luxemburgo, citado por la agencia Europa Press.

El presidente del Ejecutivo comunitario ha querido ser breve en sus respuestas a la prensa sobre Grecia, y se ha limitado a reiterar que un ‘no’ dañará la posición helena si se retoman las negociaciones y que, aún ganando el ‘sí’, tales negociaciones serían “difíciles”.

El ministro de Economía griego, Yanis Varoufakis, aseguró en la mañana de este viernes que las negociaciones entre las partes seguían en marcha, algo que el jefe del Ejecutivo comunitario también ha negado. “No hay negociaciones en marcha”, ha dicho. Bruselas y el Eurogrupo ya avisaron esta semana de que cualquier contacto con el Gobierno de Alexis Tsipras quedaría aparcado hasta la celebración del referéndum.