“El partido político conservador es más propenso a conceder indultos que el de la izquierda”. Es una de las principales conclusiones de un reciente estudio publicado por dos investigadores de la Universidad de Las Palmas sobre quién y cómo aprueba las medidas de gracia en España.

El Partido Popular, cuando ocupa el poder, concede más indultos de los que da el PSOE; es además el que más rápido los otorga a medida que el delito es de mayor gravedad. Son algunas de las conclusiones de un reciente estudio elaborado por dos investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y del que se hizo eco el pasado martes el blog de Economía Nada es Gratis (NeG).

El estudio (El indulto no perdona a la democracia) está firmado por los economistas Juan Luis Jiménez y José Abreu, ambos de la ULPGC, y ha sido publicado en la revista científica Hacienda Pública Española. Tal y como reconocen estos académicos en su paper, parte de los datos sobre indultos para la investigación se han obtenido de la web El Indultómetro, elaborada por la Fundación Civio a partir de todas las resoluciones publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La investigación abarca todos los indultos concedidos durante el periodo 1995-2013, en el que en España gobernaron solo dos partidos políticos: Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Partido Popular (PP). “Llevamos a cabo una intensa revisión de hemeroteca relacionada con los indultos en España, de forma que encontramos información personal y profesional sobre cada uno de los 10.205 casos” de personas indultadas durante esos 18 años, según señalan los autores. ¿Y qué muestran los datos?

Menos indultos en periodo electoral

Los indultos son una medida de gracia polémica en los sistemas democráticos con separación de poderes, en la medida que los críticos con esta institución ven una invasión del poder ejecutivo sobre el judicial (ya que anula una decisión de un tribunal sin posibilidad de recurso ni necesidad de motivación). Y son además impopulares cuando benefician a individuos sobre los que se sospechan que puedan haber recibido un trato de favor de origen político, familiar o económico.

Quizás por esto la dinámica de los indultos se ha visto marcada por los ciclos electorales tanto en el caso del PP como en el del PSOE, tal como han constatado este estudio: Ambos partidos deniegan indultos en periodo electoral, pero “los políticos los conceden hacia el medio de sus mandatos”.

Más “notoria” es la relación positiva entre el tiempo que transcurre entre el indulto y el coste de la fianza impuesta a los condenados (es decir, la gravedad de sus condenas). “La conclusión es que cuanto más alta la fianza, más rápido se concede el indulto”, constatan estos dos economistas, que a su vez demuestran que esta mayor velocidad en función de la gravedad de las condenas es más marcada en el caso del Partido Popular. “Las medidas de gracia aprobadas por los conservadores son más rápidas que las del partido de izquierda”, añaden.

Los políticos se indultan antes

Y en cuanto al perfil de los indultados, por extraño que pueda parecer son los políticos, los terroristas y los insumisos los convictos a los que se aplica una medida de gracia más rápida en relación al conjunto de los delincuentes.

“Los resultados muestran que la probabilidad de que un crimen contra la salud pública [normalmente tráfico de drogas] sea indultado es mayor si el partido en el Gobierno es el PSOE”, añaden Jiménez y Abreu, quienes también perciben una mayor predilección de los socialistas por perdonar antes los delitos relacionados con el fraude, y las lesiones. “Los delitos de robo, mientras, son los más frecuentes para ser amnistiados en el PP”. Cuando el PP está en el Gobierno, además, también es más probable que se indulten delitos de prevaricación y de seguridad vial.

“En esencia, los resultados muestran que los indultos tienen un sesgo indeológico significativo, al menos en el estudio, y que hay circunstancias individuales, económicas y sociales específicas que influyen en el indulto. Así, estos resultados apoyan la idea preocupante de que el indulto es utilizado de una forma discrecional en la mayoría de los casos distorsionando la separación de poderes”, concluyen ambos economistas.

FOTO: LA MONCLOA en FLICKR