La película de Steve Jobs que dirige Danny Boyle (Trainspotting) y escribe Aaron Sorkin (El Ala Oeste, La Red Social) es la única película sobre el fundador de Apple que merece la pena ver, y después de ver este trailer tienes que tenerlo más claro que nunca. Allá tú si te molestaste en ver la mediocre Jobs de Ashton Kutcher. El retrato que nos promete el alemán Michael Fassbender es magistral ya desde el trailer, y los secundarios acompañan.

La película cuenta con uno de los mejores directores de los últimos veinte años. Trainspotting fue buena y Slumdog Millionaire un exitazo, pero la carrera del director de Manchester está plagada de verdaderas joyas que no han tenido el mismo impacto popular, como la revisión del cine de zombies 28 días después, la maravillosa Sunshine, en el campo de la ciencia ficción o el intenso thriller Trance. Esta nueva película permitirá al camaleónico director volver a cambiar de registro.

Aaron Sorkin, por su parte, no es el guionista preferido por todo el mundo, quizá debido a su gusto por el retrato de las élites y a ciertas repeticiones formales que le han acompañado durante toda su trayectoria (como su recurrente walk and talk). Pero nadie retrata a gente inteligente como lo hace él, y su exploración de la personalidad de Steve Jobs sin duda será acertada, por más licencias que se haya tomado a la hora de hilar la historia. Según Sorkin, la película serán, básicamente, tres escenas principales en torno a tres grandes lanzamientos de la compañía de Cupertino.

Fassbender es uno de los mejores actores de su generación, pero la idea de utilizar al bonachón Seth Rogen como Steve ‘Woz’ Wozniak apunta maneras. Y da igual que el personaje de Joanna Hoffman tenga más importancia en la película que en la realidad si Kate Winslet le aporta esa mirada cínica y llena de inteligencia que vemos en las imágenes promocionales. Puedo incluso pensar en Jeff Daniels como John Sculley por más que sólo vea a su personaje de The Newsroom Will McAvoy.

Aunque la adaptación del film por parte de Sony Pictures del libro de Walter Isaacson pasó por una ordalía hasta ver la luz, después de ver estas imágenes no podemos sino pensar que todo el esfuerzo valió la pena.