El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró este jueves que la convocatoria de un referéndum por parte del primer ministro griego, Alexis Tsipras, echó por tierra un acuerdo que estaba prácticamente cerrado entre Grecia y sus socios después de que Atenas hubiera aceptado gran parte de las exigencias europeas.

“Hace siete u ocho días estábamos al borde del acuerdo, pero Alexis Tsipras convocó el referéndum”, declaró el minsitro al programa Hoy por Hoy de la Cadena SER. La consulta, afirmó, es “una decisión legítima pero con consecuencias: a partir de ahí se paró la negociación, porque era como tener un ultimátum encima de la mesa”. 

“Ayer mismo, el jefe del ejecutivo griego insistió en continuar con el referéndum y pedir el voto por el ‘no’”, agregó De Guindos, quien calificó de “sinsentido” la convocatoria de un referéndum “en el que no se sabe muy bien qué se vota y que puede tener consecuencias mucho más allá del rescate, como es la permanencia o no de Grecia en el euro”.

En cualquier caso, sea cual sea el resultado, aseguró que el Eurogrupo mantiene todas las puertas abiertas a la negociación. “Si sale el sí, sería un voto de no confianza por parte de los griegos muy importante. Si sale el no, seguiremos abiertos a hablar con ellos, aunque hay que tener en cuenta que la pregunta se basa en condiciones que ya no son válidas porque se referían a un marco, al segundo programa de rescate, que expiraba el martes”, declaró.

De Guindos calificó de“desgraciada” la situación de la población griega, “una situación a la que nadie quería llegar y que podíamos haber evitado”. “El sufrimiento de los griegos es consecuencia de la convocatoria del referéndum, que ha llevado a que el BCE no aumente la inyección de liquidez, y que ha llevado a algo terrorífico desde el punto de vista económico y de la población, porque los más afectados por el corralito son los más vulnerables y humildes”, agregó.

“Decidir un corralito es fácil, la salida de un corralito es extremadamente complicada. Hace un año la economía griega había empezado a recuperarse, se empezaba a ver la luz al final del túnel después de un proceso dolorosísimo, pero, desde luego, con las decisiones del gobierno de Tsipras, Grecia va a caer otra vez en una recesión muy profunda”, concluyó.