Una de las leyes más polémicas del actual Gobierno llega a la calle, y ahí empieza el debate. Montse Suárez afirma que “los ciudadanos no tenemos por qué aguantar el vandalismo”. Por su parte, Cristina Fallarás llama directamente a la desobediencia y la tilda de dictatorial.