La deuda de las familias con los bancos ha descendido casi un cuatro por ciento en el último año, lo que le permite alcanzar los niveles de agosto de 2006. Esta caída se debe, fundamentalmente, del descenso de los préstamos para adquisición de vivienda.

Según datos del Banco de España, la deuda descendió en mayo en 1.903 millones de euros respecto a abril, hasta los 736.080 millones de euros, lo que supone un ligero descenso del 0,25% que permite mantener la tendencia de caída que comenzó en diciembre del pasado año.

La deuda de las familias españolas con las entidades financieras se redujo en mayo un 3,9% en comparación con el mismo mes de 2014. Con este nuevo descenso, la deuda de los hogares españoles regresa a niveles de agosto de 2006, previos al inicio de la crisis económica, que ha llevado a las familias a ir reduciendo paulatinamente los préstamos contraídos, según recogen las agencias.

El descenso del endeudamiento de las familias en mayo se debe, exclusivamente, a la caída de los préstamos para adquisición de vivienda, que disminuyeron un 0,35% respecto al mes anterior, hasta los 575.277 millones de euros. El recorte interanual registrado por los créditos para la compra de vivienda ha sido de un 4,1 por ciento, de los 600.439 millones de euros de mayo de 2014 a los 575.277 millones de euros de mayo de este año.

En cambio, tanto los créditos al consumo como los otros préstamos fuera de balance repuntaron durante el mes de mayo.

En cuanto a los préstamos a empresas, también se ha reducido en mayo respecto al año anterior, un 5,1 % hasta 941.345 millones de euros, en tanto que desde abril el descenso ha sido de apenas un 0,68 %.