Edgar trabaja en El Jueves. Es humorista y escritor, y tiene un par de novelas publicadas en catalán. En Twitter se le conoce como @punkahoy . Sin embargo, y a la chita callando, el año pasado publicó en EEUU y Reino Unido una novela, The Supernatural Enhancements ( El factor sobrenatural ), que no sólo ha tenido una buena aceptación de crítica y público, con hitos como trabajar con el editor de Dan Brown o hablar de una posible película con Joel Silver. ¿Cómo se consigue algo así con una educación formal en inglés que se reduce al First Certificate? Pasen y lean…

Un español publica en inglés con una editorial enorme. Lo normal es suponer que eres bilingüe…

En realidad no. Pero todo lo que he leído de novela gótica lo he leído en inglés y por eso me propuse escribir esta novela en el mismo idioma. En realidad no tengo más que el First Certificate, y tampoco con buena nota. Dejé de ir a clases de inglés con 17 años. Pero como con la irrupción del DVD todos empezamos a ver películas en versión original, empecé a pensar en inglés. Todo se lo debo a las películas, las series, los libros y los videojuegos. Lo bueno es que es un idioma bastante flexible. Las palabras no tardan nada en hacerse de uso general. En castellano o catalán la lengua está muy agarrotada. A quienes leen en inglés les parece muy graciosa mi versatilidad con el idioma.

¿Tenemos que suponer que te costó entonces un gran esfuerzo o que contaste con mucha ayuda?

No me llevó mucho más de lo que habría tardado en escribir una novela en castellano. Tardé cerca de un año y la escribí a ratos, porque tengo mi trabajo en El Jueves. Me salió bastante natural, pero siempre corría el riesgo de entregársela luego a un hablante nativo y me dijese que era un desastre.

¿Ni siquiera se la dejaste a algún amigo bilingüe?

La primera persona nativa que lo vio fue la agente a la que envié un par de capítulos.

¿Y cómo consigue un autor español un agente estadounidense?

Buscando mucho a través de Internet colegí que en EEUU, o tienes agente literario, o estás perdido. Así que encontré una base de datos de agentes y cayó uno al que le encantó y que se comprometió a venderlo. Me pasó algunas correcciones para pulirlo un poco, y al cabo de un par de meses tenía como editor a Doubleday.

¿Te involucraron mucho en la promoción?

En realidad, no estuve allí para promocionarlo. Hice lo que pude desde aquí, con entrevistas online y poco más.

¿Y ha funcionado bien?

No tengo muchos informes de ventas desde diciembre, pero estaban bastantes contentos. Especialmente porque Barnes and Noble lo seleccionó como uno de los favoritos de otoño.

Podría pensarse que con una editorial como ésa detrás hay opciones de que se ruede una película o una serie…

Cuando se lo pasé a mi agente sucedieron muchas cosas. Por ejemplo, cayó en manos de gente en España que se encargó de vender los derechos de la traducción en español. También le llegó a alguien que se dedica a la venta de derechos cinematográficas y eso me llevó a una cita con un productor en Barcelona. No ha llegado a mucho, pero el proceso me hace mucha ilusión. Estaban rodando en Barcelona The Gunman, rodada en Barcelona. Era Joel Silver, el productor de la Jungla de Cristal y Matrix.

En breve se estrena Crimson Peak, de Guillermo del Toro. También una casa encantada, también ecos de Lovecraft… ¿Estamos en pleno revival?

A mí me gustaría. Lovecraft me hace más gracia que me gusta, porque tiene muchos manierismos que son fáciles de imitar y reconocibles. Gente que no sabe quién es Lovecraft es capaz de reconocer cosas de su obra.

¿Cómo venderías la obra a un lector que no sabe nada de ella?

Un europeo se entera de que un pariente que no conocía en EEUU le ha dejado una mansión encantada. Acompañado de una irlandesa punk muda, llega a la casa. Pero son chicos de los 90 que ya conocen los clichés y que aceptan la situación por lo que es. Tienen una fascinación pop por la casa encantada y por EEUU.

“Si va a aparecer un fantasma detrás de una cortina y se me ocurre un chiste tengo que contarlo”

Así que hay fantasmas pero no es un relato de mucho miedo

El libro no es muy serio. Ya no soy capaz de tomarme en serio mucho rato. Si va a aparecer un fantasma detrás de una cortina y se me ocurre un chiste tengo que contarlo. Tiene momentos serios, pero busca entretener y lo sabe.

¿Aportaron mucho tus editores estadounidenses?

El proceso de la edición duró año y medio y pasé por dos editores. El primero me ayudó con la edición de verdad, pero finalmente tuvo que irse por razones personales. El segundo, Jason Kauffman, que edita a Dan Brown en EEUU, quería hacer más cambios, y uno de los pocos que acepté fue su propuesta para el dibujo de portada, que es el mismo que llevamos en la edición española. Y ha triunfado absolutamente, tengo que agradecérselo.

Ya has publicado en catalán y en inglés, ¿para cuándo una novela que nazca desde el castellano?

No salgo de mi asombro de que mi primer libro que publico en castellano sea una traducción del inglés. Aunque tengo material en tres idiomas, en castellano jamás he conseguido publicar nada por ahora, así que veo bastante futuro en el inglés. Estuve en EEUU a finales del año pasado, cuando ya había pasado el boom de la promoción. Conocí a mi agente y a mis editores en persona y quedó apalabrada una segunda novela, que no será una secuela de ésta.

¿Has vivido algo del fenómeno fan?

He visto algún fan art, mosaicos de fotos… El libro busca la complicidad del lector y hay bastantes códigos criptográficos. Aunque algunos ni siquiera afectan a la trama, hay interés por parte de los lectores en descubrir qué significan. También me ha sorprendido la cantidad de críticas y de debate en Goodreads (concretamente, 580 opiniones y más de 2.200 puntuaciones de lectores).

¿Cómo ha sido el proceso de traducción?

La ha traducido en colaboración con mi amigo y compañero en El Jueves Xavi Morató. Me preocupaba mucho que se perdiese el sentido del humor. Hay detalles de sarcasmo o formas de servir bromas que pueden perderse en la traducción. Pero con Xavi sé que no se perderá ningún chiste.