Grecia ha trasladado a los acreedores una nueva propuesta de asistencia de dos años que reclama al mismo tiempo una reestructuración de la deuda paralela, según ha informado este martes la oficina del primer ministro, Alexis Tsipras, en lo que parece un último esfuerzo por resolver la situación.

El Gobierno griego propuso hoy un acuerdo de dos años con el Mecanismo Europeo de Estabilidad para cubrir plenamente sus necesidades financieras y con una reestructuración de la deuda paralela”, ha explicado en el comunicado. “Grecia sigue en la mesa de negociación”, asegura el texto, añadiendo que el Ejecutivo griego siempre buscará “una solución viable para permanecer en el euro”.

“Grecia sigue en la mesa de negociación”, asegura el texto, añadiendo que el Ejecutivo griego siempre buscará “una solución viable para permanecer en el euro”.

No al pago

Por otra parte, el el ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, ha asegurado este martes que su país no va a pagar hoy los 1.600 millones de euros que debe a Fondo Monetario Internacional (FMI), que vence justamente este día.

Preguntado al respecto al a entrada del Ministerio, Varoufakis se limitó a responder con un “no”, según ha informado la agencia France Presse.  Aun así, Varoufakis no descarta que haya un acuerdo de última hora.

El propio primer ministro, Alexis Tsirpas, ya había dado a entender anoche que su país no pagaría la deuda al FMI.