Bankia ha señalado a quien fuera su director financiero durante la presidencia de Rodrigo Rato y antigua mano derecha de Miguel Blesa en Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj, como la persona que daba “instrucciones” sobre la emisión, la anulación y disposición de las ‘tarjetas black’. Además, ha negado la “validez” de un documento con el organigrama de la caja que ha sido aportado a la investigación por el propio Barcoj.

Así consta en la documentación, a la que ha tenido acceso Europa Press, que la entidad financiera ha remitido al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en el marco de la causa en la que se investigan gastos personales, por valor de 15,5 millones de euros, cargados a las ‘visas’ black desde 1999 a 2012.

El departamento de Auditoría de Bankia ha comprobado que “existen evidencias (emails) que acreditan que, por las secretarias de Sánchez Barcoj, se cursaban indicaciones en relación con la gestión y administración de las tarjetas que son objeto de investigación”.

En esos correos electrónicos, las empleadas manifestaban que seguían “instrucciones” de este directivo para reclamar la emisión, anulación, ampliación del límite o entrega física de este tipo de plásticos, e “incluso en ocasiones solicitan información de los límites vigentes para determinados miembros del colectivo”.

“En el ejercicio de la función de Auditoría se ha comprobado que Sánchez Barcoj firmaba los contratos localizados correspondientes en el periodo de septiembre de 2002 a febrero de 2012”, prosigue el informe del director corporativo de Auditoría Interna, Iñaki Azola.

Al frente de las áreas que tuvieron relación con las tarjetas opacas, se encontraban Ildefonso Sánchez Barcoj, que fue director general de la Unidad de Medios de Caja Madrid (2000-2007),  director general financiero y de Medios (2007-2010) y director general financiero y de Riesgos de Bankia (2010-2012); Manuel Cobo, director del área de operaciones y dirección de procesos y operaciones (2000-2012); y José Luis Sánchez, director del área de Contabilidad (2000-2012), según el informe.

El Organigrama Caja Madrid 2003 “no tiene ninguna validez”

Por otra parte, Bankia subraya que el documento titulado ‘Organigrama Caja Madrid 2003’ aportado a la causa no es “un documento oficial de la entidad” y no se corresponde con el de aquel año. “Bankia no reconoce ninguna validez al documento aportado no solo por la falta de constancia en la entidad de su existencia o aprobación, sino ni siquiera en cuanto a la autoría de su confección”, añade sobre el documento que ha sido aportado por la defensa de Sánchez Barcoj, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

En este sentido, alerta de que presenta varias “inexactitudes” al indicar que el director general adjunto de Auditoría presidía el Comité de Control, “cuando el presidente  de este comité era el presidente de la entidad, siendo el director general de auditoría adjunto el vicepresidente”.

Por último, advierte de que el contenido del documento sobre el ‘Circuito de Tarjetas en Caja Madrid en 2003’, que tampoco es “oficial”, “no se ajusta de ningún modo a la realidad de las tarjetas de empresa emitidas bajo el circuito general y ordinario establecido en la entidad”.

Bankia ha aportado otro documento sobre los gastos de representación, desplazamieto y alojamiento aprobados por el Comité de Medios de Caja Madrid, con fecha de marzo de 1999, según el cual era obligatorio justificarlos.