Grecia estudia medidas legales contra las instituciones comunitarias para bloquear su salida del euro, según ha anunciado el ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, cuyo país puede entrar este martes en ‘default’ (suspensión de pagos) si no abona los 1.600 millones de euros que debe al Fondo Monetario Internacional (FMI).

“El Gobierno griego hará uso de todos nuestros derechos legales”, declaró Varoufakis al diario británico The Daily Telegraph, en el mismo día en que vence también la prórroga del rescate. Grecia, según el rotativo (citado por las agencias), ha amenazado con presentar una orden judicial, no sólo para bloquear la expulsión del país de la moneda única, sino para evitar asfixiar el sistema bancario del país.

“Estamos recibiendo asesoramiento y ciertamente vamos a considerar una medida en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE). Los tratados de la UE no prevén la salida del euro y nosotros nos negamos a aceptarla. Nuestra pertenencia no es negociable”, subrayó el ministro al Daily Telegraph.

Este martes termina el plazo para que Grecia pague los 1.600 millones de euros que debe al Fondo Monetario Internacional (FMI), pero el Gobierno griego ha convocado para el 5 de julio un referéndum en el que la población debe decidir si acepta las condiciones del rescate.

Varoufakis dijo que Grecia tiene suficiente liquidez hasta el referéndum pero reconoció que los controles de capital introducidos durante el fin de semana están causando problemas a las compañías.

El ministro señaló el pasado fin de semana que a Grecia se le deben 1.900 millones de euros de los beneficios obtenidos por el BCE en 2014, por lo que pidió que ese dinero sea transferido para cubrir los 1.600 millones de euros que su país le debe pagar al FMI. También recordó el domingo que “no hay provisiones para abandonar el euro. Una vez dentro, no puedes salir de él. Esto es parte de los tratados de la Unión Europea”.

Tanto el presidente del Parlamento Europeo, el socialista alemán Martin Schulz, como el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, pidieron ayer lunes a los griegos que voten en el referéndum del 5 de julio porque “no es una votación sólo sobre un programa (de rescate), sino que es una votación para quedarse en la eurozona o no”.