El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, ha negado este lunes en el Congreso que hayan existido “irregularidades” en la contratación del personal de institución y ha recalcado que ya se están cumpliendo las medidas que anunció hace justo un año para dotar de mayor transparencia al funcionamiento del órgano fiscalizador y buscar la “excelencia” en el desempeño de su labor.

Así se ha pronunciado Álvarez de Miranda, citado por Europa Press, ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para las relaciones con el Tribunal de Cuentas, donde ha comparecido a petición de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) para que “explique las consecuencias de la sentencia del Tribunal Supremo sobre las irregularidades en las contrataciones de personal que afectan al Tribunal de Cuentas”.

Álvarez de Miranda ha dicho desconocer a qué sentencia específica se referían los solicitantes de su comparecencia, puesto que, desde su punto de vista, ninguno de los pronunciamientos que ha hecho sobre el régimen de personal el Tribunal Supremo en los últimos dos años “implican en modo alguna irregularidades en la contratación”.

Para demostrar su afirmación, el presidente del órgano fiscalizador ha repasado el contenido de las seis sentencias sobre esta materia dictadas por el Supremo entre 2014 y 2015, recalcando que en ningún caso se han apreciado irregularidades.

Además, Álvarez de Miranda ha aprovechado su comparecencia para remarcar que se están cumpliendo las medidas que él mismo anunció hace un año ante las Cortes en materia de transparencia y contratación, y para poner en valor la fiscalización del tribunal realizada por su homólogo portugués y el Tribunal de Cuentas Europeo. A su juicio, ese informe “ha permitido identificar las buenas prácticas seguidas y también incluir recomendaciones para la mejora de aspectos relevantes”.