El secretario general del PSOE presentó ayer a su equipo de doce expertos –entre ellos dos antiguos ministros de Zapatero- llamados a liderar un programa honesto, según dijo, con los valores del partido y los de los españoles. Y, la verdad, visto el malestar que ha levantado dicho gobierno en la sombra en la Ejecutiva socialista, no parece que Pedro Sánchez haya acertado en sus pretensiones de honestidad con su propio partido. Las críticas en buena parte del PSOE son contundentes: con su decisión, Sánchez desautoriza en toda regla a muchos de los miembros del Comité Ejecutivo que salieron elegido, junto al propio líder socialista, en último congreso, hace menos de un año.

El equipo de expertos que asesorarán al PSOE en sus propuestas electorales lo forman viejas glorias del partido del puño y la rosa, como el antiguo ministro Jordi Sevilla (Economía e Innovación), el ex lehendakari Patxi López (Seguridad y Libertades Públicas), el ex ministro y portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo (Educación, Ciencia y Cultura), y la catedrática Victoria Camps (Ética).

También, están presentes el que fuera consejero vasco de Sanidad Rafael Bengoa (Sanidad), el economista Ángel Ubide (Exteriores), la ex secretaria de Estado de Cambio Climático Teresa Ribera (Clima, Energía y Sostenibilidad) y los catedráticos Sivina Bacigalupo (Transparencia y Ética Empresarial) y Sami Naïr (Cooperación sobre el Mediterráneo y Migraciones).

Aunque Sánchez ha anunciado que en los próximos días habrá más incorporaciones, el equipo lo completan las dirigentes socialistas Luz Rodríguez (Trabajo), Magdalena Valerio (Bienestar Social) y el portavoz socialista en el Parlamento de Cataluña, Maurici Lucena (Política Industrial y Competitividad).

Junto a ellos han posado en la foto oficial la secretaria de Estudios y Programas del PSOE, Meritxell Batet, que redactará el programa, y la de Igualdad, Susana Sumelzo, que coordinará la transversalidad de su área.

Enorme enfado de muchos dirigentes socialistas

Lo cierto es que el gobierno en la sombra creado por Pedro Sánchez para afrontar la recta final de la legislatura y preparar el programa con que concurrirá a las generales supone una desautorización en toda regla a miembros del Comité Ejecutivo del PSOE.

Prácticamente cada una de las 11 áreas diseñadas ahora tiene su espejo en la dirección socialista, lo que lleva a pensar que Sánchez ha buscado fuera lo que parece no encontrar dentro. Visión que comparte gente del partido y que ha soliviantado a algunos de los afectados, como el responsable de Economía, Manuel de la Rocha.

Los secretarios socialistas de Acción Política y Ciudadanía, Patxi López, y de Empleo, Luz Rodríguez, son los únicos dirigentes presentes en el consejo de sabios diseñado por Sánchez. El primero asume Seguridad y Libertades Públicas y la segunda conserva su misma competencia en materia de Trabajo.

El ex ministro Jordi Sevilla ha sido rescatado ahora como experto en esa materia, en detrimento de un De la Rocha cuyo malestar con los movimientos del secretario general le hace criticar ya abiertamente lo que no comparte. Y así lo hizo en la última reunión del Grupo Parlamentario Socialista, donde mostró su descontento con la decisión de Sánchez de envolverse en una enorme bandera de España el día de su proclamación como candidato.

Como De la Rocha, han sufrido cierta degradación la secretaria de Sanidad, María José Sánchez Rubio; la de Bienestar Social, María Luisa Carcedo; el de Educación, José Miguel Pérez; o la de Cambio Climático, Pilar Lucio. Todos ellos han visto como el secretario general ha recurrido a personas ajenas a la Ejecutiva para que le asesoren en los ámbitos donde ellos llevan meses trabajando.

Así, Rafael Bengoa, Magdalena Valerio, Ángel Gabilondo o Teresa Ribera gozan ahora del protagonismo en dichas áreas. Hasta a Carme Chacón, responsable socialista de Relaciones Internacionales, le ha salido un competidor con Ángel Ubide, el experto que asesorará al candidato en Política Exterior y Diplomacia Económica.

El PSOE se niega a pedir perdón por el caso de los ERE

Justo después de presentar a su equipo de expertos, Pedro Sánchez mantuvo una conversación informal con un grupo de periodistas, en la que el líder socialista reconoció que pedir al histórico expresidente andaluz Manuel Chaves su renuncia al escaño es una de las decisiones más duras que ha tomado durante los once meses que lleva al frente del partido.

Las palabras del secretario general demuestran que en el PSOE hay cero autocrítica con labor de los socialistas andaluces y que su partido no va a pedir, ni mucho menos, perdón a la ciudadanía por el dinero presuntamente defraudado.

Oídos los comentarios de Pedro Sáncchez, el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy se lanzó ayer a la yugular de su adversario socialista. En una rueda de prensa en Bruselas, Rajoy exigió al secretario general del PSOE que dé explicaciones por los dirigentes socialistas imputados en los ERE fraudulentos de Andalucía.