Un pequeño paso pero a la vez una gran victoria para miles de personas que hasta ahora no podían expresar libremente su sexualidad en Estados Unidos.

Se trata de una victoria muy buscada por el movimiento de los derechos homosexuales en Estados Unidos, y finalmente la Corte Suprema ha dictaminado este viernes que la Constitución garantiza el derecho a nivel nacional en los que respecta al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Con esta decisión se pone fin a décadas de litigios y activismo frente a uno de los movimientos que siempre ha tenido dividido al pueblo norteamericano, aunque en estos momentos las encuestas hacían indicar que la aceptación del matrimonio entre personas homosexuales estaba en sus cotas más altas.

Como ya había sucedido en otras acciones cuando se trata de derechos civiles, la Corte Suprema se ha movido con mucha lentitud, quizá demasiada, aunque finalmente parece ser una decisión aceptada por la mayoría de ciudadanos.

El presidente Barack Obama ha sido rápido en las redes sociales felicitando a la comunidad gay por el paso que se ha dado.

Uno de los motivos que la decisión ha tardado en tomarse a nivel nacional es que hasta el momento este tipo de matrimonios estaban legalizados en un total de 36 estados, y un 74% de la población estadounidense vivía en esos lugares.

Finalmente se trata de una decisión de impacto mundial que podría tener, como en muchas ocasiones al tratarse de Estados Unidos, un efecto dinamizador para el resto de países donde todavía no está legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Imagen | Flickr – Guillaume Paumier