Este miércoles se celebraba en Madrid la primera jornada de la vista previa de la macrocausa contra las cláusulas suelo comercializadas en el sector financiero español. La banca ha intentado solicitar la apertura de un juicio oral para posponer una sentencia, pero la jueza ha dado la vista por concluida.

Este miércoles ha quedado vista para sentencia la macrocausa judicial iniciada por la Asociación de Usuarios de Banca (Adicae) contra 101 entidades financieras que comercializaron en España préstamos hipotecarios con cláusulas suelo. Una resolución favorable a los demandantes supondría en la práctica la anulación de todos lo suelos en todas las hipotecas, lo que alteraría las condiciones de dos millones de contratos hipotecarios.

La jueza de lo Mercantil comparecía este miércoles en los juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid, con el fin de escuchar las peticiones y versiones de las partes. Por un lado, Adicae y los 15.000 clientes agrupados en su nombre, que pedían eliminar todas las cláusulas suelo y la devolución íntegra de lo cobrado “indebidamente”; por otro lado los representantes de más de un centenar de bancos y cajas de ahorros.

Los bancos llegaron a la vista con la intención de aplazarla (algo rechazado inmediatamente por la jueza) o, en su defecto, tratar cada uno de los casos de forma individual (también rechazado). Es decir, postergar lo más posible cualquier decisión que suponga un coste para las entidades. De hecho, una vez que comprobaron que la magistrada estaba decidida a seguir adelante con la vista tal cual lo deseaba Adicae, solicitaron la celebración de un juicio oral.

Un listado para representarlos a todos

Los representantes legales de Adicae llegaron a los juzgados con un listado de 9.000 cláusulas suelo detectadas en las distintas entidades demandadas. El objetivo de esta aportación masiva de pruebas era mostrar lo que precisamente hace de esta demanda algo novedoso: el pleito versa sobre la adecuación misma de esta cláusula a la legalidad, no sobre un posible o hipotético engaño a los consumidores. El desafío para los demandantes era demostrar que las cláusulas suelo, en un préstamos hipotecarios, son ilegales por abusivas.

Finalmente la juez dio por bueno el listado de 9.000 cláusulas suelo presentado por Adicae, la única prueba que necesitaban. Con los precedentes de las últimas sentencias del Supremo siempre como referencia (algo que perjudicaba a la banca) y pese a los recursos de forma y las alegaciones constantes aportados por las entidades financieras, la jueza dio por buenas las pruebas presentadas. Pero ni ella ni la Fiscalía admitieron la intención de los bancos de incluir nuevos interrogatorios en un futuro juicio oral. “No aportarían nada nuevo”, señaló el fiscal.

Siguieron por parte de los bancos las peticiones de abrir un juicio oral, los requerimientos para admitir nuevas pruebas periciales y la insistencia en efectuar nuevos interrogatorios de expertos, pero la magistrada dictaminó que no se celebrarían más sesiones de la vista previa. La causa está vista para sentencia y solo toca esperar la decisión judicial definitiva durante las próximas semanas. En opinión de los portavoces de los demandantes “poco más de seis horas han bastado para que el escándalo de las cláusulas suelo quedase demostrado”.

Entre un 200% y un 426% más por la hipoteca

El impacto de las cláusulas suelo, según los cálculos de Adicae, no reside solo en el hecho de ser una cláusula abusiva, algo que ha determinado en varias ocasiones el propio Tribunal Supremo. Es según los afectados un perjuicio que se nota mes a mes en la cuota a pagar por la hipoteca, que se encarece entre un 200% y un 426% según los cálculos de los consumidores.

Esto lleva a las entidades a recaudar entre 479 y 570 millones de euros al mes de forma irregular, según denuncian en Adicae. Desde el año 2009 habrían sumado más de 24.000 millones de euros cobrados por bancos y cajas y que según los demandantes se deberían devolver.

Según los datos de la asociación de usuarios, la retirada de las cláusulas suelo de las hipotecas evitarían el inicio de 200.000 ejecuciones y desahucios. La razón: los alrededor de 200 euros mensuales de sobrecoste que supone para los clientes el hecho de tener un límite para pagar menos intereses cuando bajan los tipos. Esto conllevaría que, a juicio de Adicae, alrededor de un 10% de los hipotecados con estos suelos finalmente no pueda afrontar sus pagos y, por ello, acabe desahuciado.

FOTO: ADICAE en FLICKR